Cambiar cerraduras

Las cerraduras de las puertas son muy importantes para garantizar la seguridad del cuarto que la incorpora. Cuando estas presentas desperfectos o funcionan mal, es importante realizar un cambio. Para ello, si bien a veces es necesario llamar a un cerrajero, muchas otras podemos realizarlo nosotros mismos. A continuación, los pasos a seguir para poder realizar la tarea.

Cambiar Cerraduras

Con mayor o menor frecuencia, en uno u otros casos, las cerraduras pueden presentar problemas o desperfectos. Las mismas están vinculadas a la seguridad del cuarto que las incorpora, razón por lo que arreglarlas o cambiarlas es un trabajo que debemos saber hacer.

Según el caso, a veces es necesario contar con los servicios de un cerrajero, pero en algunos otros podemos rebuscárnosla nosotros mismos.

Independientemente del tipo de cerradura o puerta que tengamos, el procedimiento para cambiar la cerradura suele ser muy parecido en la mayoría de los casos. De esta forma, para reemplazar una cerradura, lo que debemos hacer es:

Lo primero es identificar el tipo de dispositivo. Debemos tomar las medidas de ancho, alto y de la aguja, y también de la distancia entre el orificio por el que ingresamos la llave y el canto por donde salen los pestillos. De esta forma evitamos errores en el tipo de cerradura que debemos comprar.



Otro dato que debemos tener en cuenta es el de hacia dónde se abre la puerta, si a derecha o izquierda, desde afuera, y la marca de la cerradura, para así instalar un mecanismo similar al que tenemos. Estos son datos que generalmente aparecen descritos en el cerramiento.

Luego utilizaremos un punzón fino y alargado para sacar el picaporte y el pasador de fijación para aflojar la cerradura. Extraeremos el eje cuadrado del picaporte y destornillaremos las sujeciones de la puerta, introducimos un destornillador por el agujero pasador y retiramos la cerradura.

Para instalar la nueva cerradura el proceso es igual al que acabamos de realizar pero invirtiendo el orden. En caso de que la puerta no esté en buenas condiciones, lo aconsejable es colocarle masilla y dejarla secar.

En relación a las diferencias que pueden aparecer entre las distintas puertas y cerraduras, aquí nos encontramos con que las cerraduras de puertas exteriores suelen colocarse generalmente en los laterales, siendo el fleje plano la única parte que alcanza a verse.

En las puertas macizas, la placa metálica se ubica en medio de la caja. En las que son ensambladas, también aparecen en uno de los laterales, lo que produce diferencias entre las llaves de uno y otro tipo de puertas.

En cuanto a los modelos de cerraduras, aquí las diferencias pueden aparecer en la profundidad y la altura de la caja del mecanismo, como así también entre el eje del giro de fijación o sujeción.

Fuente: Como hacer para

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...