Ideas para decorar una casa pequeña

Para decorar una casa pequeña debemos tener en cuenta no usar muebles grandes, utilizarlos lo más funcionales posible y de color claro. Además podemos combinar pinturas y texturas agradables y suaves a la vista para dar más sensación de espacio y sobretodo no recargar las paredes con muebles.

Lo importante de los espacios pequeños es cuidar de no poner ni muebles demasiado grandes ni pinturas que recarguen la vista. Generalmente tenemos la tentación cuando nos mudamos de llevarnos los muebles con nosotros, esto es posible hacerlo, claro, pero solo en el caso en que los muebles puedan quedar bien en su nueva disposición. Si nos vamos a una casa más pequeña debemos romper con la idea que llevamos y organizar, planificar, adquirir nuevos muebles más pequeños, donde prevalezca el cristal o muebles multiusos y estudiar los colores que vamos a usar para conseguir una estancia poco recargada y un ambiente confortable.

El color claro del sofá y estas mesitas que bien podrían ser contenedores ahorran espacio

Para ello podemos combinar la pintura de las estancias de diferentes colores, podemos usar texturas confortables y sobre todo dividir bien los espacios para conseguir crear ambientes diferentes sin recargar la decoración y sobretodo para ganar espacio. Para ello, debemos tener en cuenta que podemos utilizar biombos, cortinas, mamparas o tarimas para separar un ambiente, podemos utilizar puestas correderas para conseguir más espacio y podemos utilizar mesitas de centro que sirvan también como almacenaje, como por ejemplo algunas que hay en Ikea, algún baúl, etc. Lo importante en este tipo de muebles es aprovechar para almacenar cosas dentro o utilizar uno de cristal para conseguir una visión más limpia y más amplia del ambiente.

En el caso de la mesa de comedor podrías utilizar una mesa plegable, de forma que puedas usarla más grande pero habitualmente que no ocupe demasiado espacio. Otra solución al espacio son los sofás. Un ejemplo son los sofás cama, que te ahorrarían mucho espacio, aunque puede ser que no sean del todo muy cómodos, por el hecho de tener que abrirlos y cerrarlos cada día. En este caso hay sofás que se convierten en cama sin tener que desmontar nada, tienes algunos en Ikea, o tienes camas que tienen debajo espacios para almacenar ropa de cama de forma que puedas ahorrar otro mueble de mas de almacenaje. También hay camas que se esconden, armarios empotrados, futones de estilo oriental que ocupan poco espacio, etc.

Para evitar recargar el ambiente del salón intenta no cubrir totalmente las paredes con muebles, puedes usar librerías que no tengan fondo y se vea la pared, que sean más bien bajas y sobre todo que sean de color claro, ya que el color oscuro ahoga la iluminación del salón y puede provocar una visión óptica de un espacio más pequeño. También debes cuidar el color del resto de muebles, así como las texturas del sofá  y no sobrecargar con elemento decorativos.

Foto | Wonderlane en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...