Cenizas fúnebres, dónde colocarlas

Cuando fallece un ser querido y decides que sus cenizas convivan en tu hogar, es mejor hacerlo en espacios luminosos, reservados y con una decoración apropiada.

Urna de cenizas

No es un tema del que nos agrade hablar, pero todos hemos sufrido la pérdida de un ser querido alguna vez en la vida. Entonces puedes optar por la incineración o por un entierro digno en el cementerio. Pero claro, la primera vía supone quedarse con un botijo precioso lleno de cenizas del difunto y ahí es cuando tienes que tomar una elección.  Hay quien decide arrojar las cenizas al mar, para que el agua las conduzca a los confines de la Tierra y el muerto descanse en paz por los siglos de los siglos. Pero hay muchas personas que deciden quedarse con las cenizas en casa, porque no quieren deshacerse de su amado difunto o no quieren despegarse de los últimos recuerdos de él, por aciagos que sean.

Y entonces llega esa pregunta de: ¿dónde colocar la urna sagrada de cenizas en nuestra casa? Muchas personas, filosofías e incluso instituciones religiosas, están en contra de esta práctica habitual en los círculos familiares. Aseguran que tener los restos del difunto con nosotros es perjudicial tanto para el fallecido como para los que le rodean. Por un lado, impiden que el difunto escape definitivamente de este mundo o, incluso, le impiden una posible reencarnación. Por otro lado, hace que sus familiares no pasen capítulo, que sigan aferrados al recuerdo y al sufrimiento y llene nuestro hogar de malas energías y malas vibraciones… algo que, por ejemplo, el Fen Shui nunca aconsejaría. Pero esto son más supersticiones que realidades, al fin y al cabo.

Siempre hay quien no está dispuesto a dejar a su ser querido bajo tierra, sabiendo que se convertirá en comida para gusanos,  ni tampoco a lanzarlo al mar y dejarlo ir porque le parece una atrocidad. En estos casos hay dos sitios por excelencia donde poder colocar la urna de cenizas. El primero es el comedor, si es amplio y cuenta con suficiente mobiliario. Por ejemplo, en un estante libre y despejado de algún mueble o alguna vitrina, podemos colocar la urna acompañada de una foto del difunto y de un ramito de flores. La decoración que acompaña la urna es necesaria para restarle frialdad y tristeza al lugar. De esta forma, puedes reforzar la “energía positiva” y las buenas influencias colocando otros elementos decorativos aconsejados por el Fen Shui. El segundo lugar donde mucha gente opta es la habitación de matrimonio, especialmente cuando el fallecido es la pareja de alguien… igualmente una decoración apropiada acabará con todo lo tétrico que pueda resultar la urna.

Al ser algo de carácter privado y casi personal, es mejor situar la urna en habitaciones más reservadas del hogar a las que un visitante cualquiera no accederá. Por eso es poco aconsejable colocarla en el recibidor, por ejemplo. También es aconsejable colocarla en un sitio amplio, luminoso y con vida. Aunque suene obvio, hay que tener en cuenta que si a una habitación oscura, con una decoración poco vívida, le colocamos un difunto en ella, puede convertirse fácilmente en un cuarto de espiritismo y asustar a cualquiera. Ya dicen que los muertos no deben convivir con los vivos. Pero si estamos dispuestos a saltarnos las normas, lo mejor que podemos hacer es crear una convivencia bonita y alegre. Y que en paz descansen.

Foto: Joseph Mercier

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (13 votos, media: 4,23 de 5)
4.23 5 13
Loading ... Loading ...