Cinco ideas para ordenar una habitación infantil

Algunos puntos importantes para ordenar la habitación de los niños y que sea más práctico jugar, hacer manualidades, tareas y además poder guardar todo más rápidamente.

Claves para poner en orden la habitación infantil

Para lograr poner en orden una habitación infantil necesitas, además de un poco de paciencia, algunas guías claves para no perder tiempo e ir directamente a solventar el problema. Aunque al principio puede parecer una tarea imposible por la cantidad de cosas que debemos colocar en su lugar: juguetes, piezas, dibujos, libros, ropa, etc, puede ser más sencillo de lo que esperas con algunos cambios en la habitación.

En primer lugar debemos abandonar cualquier ansia de mantener un orden impecable y tratar de asignarle lugares a las cosas sin vulnerar el derecho del niño a recrearse y estimularse limitando movimientos para que no “desordene”. Hay que dejarles su espacio para activar su creatividad y tratar de conjugar el juego de los pequeños con un lugar que mantenga la armonía y la tranquilidad de los padres.

Cómo mantener la habitación de tus hijos ordenada

Si quieres saber como debes hacer para que la habitación de tus hijos se encuentre siempre lo más ordenada posible a continuación te damos cinco claves:

  • Los estantes como aliados:

Las estanterías pueden ser muy útiles a la hora de poner un poco de orden en los cuartos infantiles porque permiten administrar de manera rápida los objetos que se quieren guardar y además están a la vista para el momento en el que se necesiten. Pero si esperas conseguir una distribución del espacio más armoniosa deberás invertir más tiempo.

Al colocar cestas en las estanterías se obtendrá una gran ventaja ya que ellas permiten aprovechar mejor el espacio de cada cubículo. Así almacenamos más objetos y mágicamente se logra un orden casi insuperable. El único punto negativo es que no se puede apreciar el contenido de cada cesta, pero se puede solucionar con algún pequeño símbolo en la parte exterior que dé pistas de lo que contiene, alguna imagen o incluso una palabra.

  • Cestos para ahorrar trabajo:

Los estantes también se pueden conjugar con barreños que podrían servir para almacenar de manera cómoda juguetes que no caben en estanterías. Estos son ideales, en el momento de guardar el niño o niña puede hacerlo fácilmente y sin ayuda. Además, los cestos de almacenaje tienen una función similar pero que permiten también la visibilidad de lo que se guarda dentro y son bastante útiles si tienen rejillas que se puedan abrir para ubicar juguetes que puedan estar a la mitad o al fondo, sin necesidad de sacarlo todo para encontrar su juguete favorito. Otra ventaja adicional es que se pliegan de manera sencilla, así que cuando queden vacíos pueden guardarse rápidamente.

  • Cajones mágicos:

Los cajones también pueden hacer la vida más fácil en una habitación infantil. Sirven para sus zapatos, libros y juguetes, pueden caber en cualquier rincón y guardan mucho. Además con una colchoneta o cojín encima será un asiento extra. Debajo de la cama también es un lugar que se puede utilizar para meter cajones, allí no estorbarán y se pueden sacar de forma rápida. Pueden ubicarse asimismo dentro de las estanterías como sugerimos con las cestas en el punto anterior. Si son varios colores se puede identificar un color para el tipo de objetos que almacenará allí.

Además, los cajones sirven para almacenar herramientas para las manualidades. El colorear, pintar, moldear, cortar y pegar que son sus pasatiempos preferidos y les permiten experimentar su costado artístico. Las cajas de colores pueden ser útiles para que aprendan a ordenar sus obras de arte, por ejemplo, en la roja pueden ubicar los dibujos con pintura, en la rosa las manualidades con algodón y en la blanca las creaciones con cartulina y así se irán llenando una especie de archivo con piezas originales.

  •  Colgadores:

Otra propuesta para hacer práctica y personalizar una habitación infantil son los colgadores. Las perchas, barras o cualquier otro sistema que permitan colgar ropa, bolsitos o mochilas se prestan para ordenar objetos de acuerdo a ciertos criterios. También pueden servir para hacer una pequeña galería de arte con todos sus dibujos con perchas en la pared. Así se aprovecha el espacio vertical o aéreo porque las láminas quedan por encima de las mesas y en el suelo.Además, como es un espacio bastante flexible, ello permite que su pequeña exhibición aumente de acuerdo a sus ambiciones.

Pero no sólo percheros pueden ir en la pared, también tableros, pizarras y pequeñas estanterías colgantes pueden contribuir a aprovechar esa zona de la habitación, así como organizadores de tela prácticos para colocar desde lápices o colores hasta peluches o carritos.

  • Para guardar lo minúsculo:

Para las cosas más pequeñas, desde materiales para manualidades o piezas de juegos como legos o accesorios de muñecos es ideal una caja con compartimentos, porque muchas veces dentro un cajón se mezclan objetos y el orden desaparece, entonces a la hora de buscar algo que se necesite se encuentra un desastre. También cajas de plástico pequeñas te ayudarán a crear pequeños espacios para su orden personal. Estas se ubican preferiblemente dentro de un estante y pueden ayudar a clasificar esos objetos minúsculos que se pueden perder fácilmente.

Estas cinco claves te servirán de gran ayuda para mantener la habitación de tus hijos en orden. ¿A qué estás esperando para llevar estos consejos a cabo?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...