Claves para tener un salón elegante y práctico

Aprende cómo conseguir un salón elegante y práctico de forma sencilla

Claves para tener un salón elegante y práctico

Si quieres un salón elegante y práctico, lo primero que debes conocer es que elegante no significa necesariamente clásico. La sofisticación se puede aplicar a cualquier estilo decorativo, como el minimalista o el vintage, por ejemplo. Claro que también se puede aplicar al estilo clásico.

¿Cómo tener un salón elegante y práctico?

Distribución

Uno de los aspectos más importantes para decorar el salón de forma elegante y sofisticada tiene que ver con la distribución. Debes apostar por una distribución simétrica de los distintos elementos, generando así una gran sensación de orden.

Recuerda que cada cosa debe tener su sitio, sin dejar nada al azar. El equilibrio es sinónimo de armonía y elegancia. Una forma sencilla de potenciar la simetría es colocar una mesa baja justo en el centro del salón, y a su alrededor un sofá y dos sillones enfrentados. De esta manera todos los elementos quedarán perfectamente alineados y no habrá nada que rompa el equilibrio.

Sofá

Una de las piezas más importantes del salón es el sofá, de modo que debes prestar especial atención para elegirlo adecuadamente. Si quieres conseguir un efecto sofisticado, puedes elegir un sofá chaise longue en tejidos naturales como la piel o el cuero.

Colores

En el mundo de la decoración los colores tienen una gran importancia. Para un salón elegante y sofisticado, los tonos neutros son tus grandes aliados. Presentan varias ventajas que resulta interesante destacar: son fáciles de combinar, atemporales y aportan una sensación cálida y acogedora.

Para evitar que esta estancia que de demasiado sosa o aburrida, puedes introducir notas de color en elementos decorativos y cojines. Por ejemplo, un sofá en gris con cojines en amarillo lima con motivo del verano.

Los marcos de los cuadros también son excelentes para darle un toque de color y alegría al salón. Puedes escoger unas láminas en blanco y negro, y colocarlas en marcos de color verde. Una forma muy discreta de introducir un aire fresco en esta estancia.

Este tipo de objetos son fáciles de sustituir. Por lo tanto, puedes ir cambiándolos según te apetezca o en función de la estación del año: naranja para el otoño, verde para el verano, etc.

Cuando se habla de añadir color no implica que debas hacerlo de un modo excesivo porque solo conseguirás abarrotar en exceso el espacio. La clave para acertar está en combinar tonalidades de una misma gama cromática, con accesorios y elementos de decoración.

Detalles

Para que el salón quede elegante, sofisticado y con estilo, es esencial prestar especial atención a los detalles. Algo tan sencillo como la caída de la cortina o la ubicación de las alfombras puede dar un giro de 180º a la decoración de la estancia.

Respecto a las cortinas, el largo se ve mucho más elegante si reposa uno o dos centímetros sobre el suelo. En este caso es esencial que aspires el polvo acumulado de forma frecuente para que luzca en todo su esplendor.

En cuanto a las alfombras, cumplen un gran papel tanto a nivel práctico como estético. Por un lado, son de gran ayuda para delimitar espacios y, además, aportan calidez al salón. Y, por otro lado, son muy útiles para vestir la estancia de manera elegante. Recuerda: los sofás y butacas deben estar sobre la alfombra, o al menos las patas delanteras.

Y, por último, en relación a los elementos decorativos, los accesorios en dorado son una opción extraordinaria para darle ese toque de elegancia y sofisticación a la sala: un espejo con marco dorado, un centro de mesa con varias velas doradas… Puedes combinar este tono con materiales como el mármol y el cristal para conseguir el efecto deseado.

Suelos y paredes

Si realmente quieres conseguir un salón elegante y que derroche estilo, debes apostar por el suelo de madera. Es un material que aporta luminosidad y calidez y, además, resiste muy bien el paso del tiempo. Lo mejor es que optes por la madera natural, de modo que con los años adquiera una serie de matices que doten al salón de personalidad propia.

Respecto a las paredes, puedes elegir entre la pintura en colores lisos o el papel pintado. En este último caso, tienes un amplio abanico de opciones disponibles en el mercado. Por ejemplo, un papel pintado de rayas verticales en beige y blanco es una excelente opción para un salón elegante. O puedes escoger un papel que simule el efecto mármol en las paredes.

Puertas

Y, por último, las puertas, que en ocasiones son las grandes olvidadas en el ámbito de la decoración. Para potenciar el efecto sofisticado y elegante, lo mejor es optar por las puertas lacadas, que aportan versatilidad.

Seguro que poniendo estos consejos en práctica consigues un salón elegante y práctico de forma sencilla.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...