Combate el calor de tu casa con estos trucos sencillos

Durante el verano, el aire acondicionado es un fiel amigo. Cuando no se cuenta con este aparato, la vivienda puede convertirse en una sauna. Acá varias formas para solucionar el problema.

calor en verano

Algunos soñarán con recostarse en una tumbona, a orillas de la playa, para disfrutar de la calidez del verano, pero ante el inminente calor, quizás haya otros que prefieran refugiarse en casa, con las puertas cerradas, y el aire acondicionado en su máxima potencia. Quienes lo tienen lo aprovechan, pero los que no deben buscar otras alternativas. Lo bueno, es que existen consejos que pueden aplicarse de manera sencilla, para ahuyentar el sofoco y el sudor.

Lo primero es aprovechar el sistema de ventilación de la vivienda, es decir, optimizar el uso de ventanas, puertas, balcones y demás entradas de aire. Si hay persianas y cortinas también se deben correr para que pueda circular mejor la brisa.  A ciertas horas del día suele bajar la temperatura y es el momento preciso para beneficiarse de ello.

Levantarse bien temprano, antes de que salga el sol, y dejar que el viento entre a casa es fundamental. Lo mismo se puede hacer en la noche, antes de acostarse, que es cuando se tiene un aire más agradable. Hay que darle paso y luego cerrar todo de nuevo para conservar el frescor que se haya podido”recopilar”.  Otro recurso provechoso es el ventilador. Es tiempo de ponerlo a funcionar y explotar su potencial.

El color influye

Puede parecer una tontería, pero el color de las paredes influye en la sensación térmica de la casa. Si no tienes pensado pintar ahora de nada te valdrá este consejo, pero no está demás pensar en ello en la próxima renovación.

Se ha comprobado que los tonos claros, especialmente el blanco, tienen la potestad de rebotar los rayos solares y proveer un efecto de frescura. Lo mismo sucede con la ropa que se lleva puesta. Además de ser neutral y combinar con todo, preferir el blanco te ahorrará unas cuantas gotas de sudor.

El tipo de luz artificial que utilizas también podría estar interviniendo en la climatización de las habitaciones. Las luces amarillas, incandescentes e incluso las de halógeno, elevan la temperatura. Cuando compres bombillas procura cambiarte a las de tecnología LED, que son más frías. Puede que sean costosas, pero vale la pena el gasto. Duran mucho más, consumen menos energía y el planeta te lo agradecerá.

Tecnología limitada

Todos los aparatos que se alimentan de energía eléctrica generan, en mayor o menor medida, calor. Es por ello que expertos recomiendan hacer uso de ellos durante la noche y sólo lo necesario. Así que limita las horas de encendido de la secadora, lavadora, lavavajillas y televisor. Similar situación ocurre con el computador. Si no lo estás usando apágalo.

Otra manera de no sufrir por los embates climatológicos es adaptarte a las zonas más agradables de tu hogar. Por ejemplo, si es de dos plantas y ofrece mayor frescura en la parte baja, muda tu cuarto allí. Busca el lado menos soleado, para tu mayor comodidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...