Cómo colgar un espejo en el baño

Un espejo le aporta más luminosidad y espacio al cuarto de baño. En este post, explicamos paso a paso cómo colgarlo y las herramientas necesarias para poder hacerlo.

Un espejo en el baño es tan fundamental como una pelota en un campo de futbol, por lo menos así lo es para las mujeres. Afortunadamente, colocarlo no requiere ningún esfuerzo sobre humano, incluso, se necesitan de muy pocas herramientas para poder hacerlo.

Un espejo en el baño

Comenzaremos por eso, por conocer las herramientas necesarias para poder realizar la instalación de un espejo. Ellas son: un taladro, un destornillador, un nivel y un metro.

Si todavía no tenemos el espejo, dentro del mercado es posible adquirir modelos de diferentes  precios, ya sea en las grandes tiendas de bricolaje, como Leroy Merlin e IKEA, o en los comercios de barrio. También podemos encontrarlos en las tiendas de decoración o especializadas, aunque debemos saber que en esos lugares el precio será seguramente mucho mayor.

La alternativa a la compra de un nuevo espejo es renovar el viejo. Ya hemos aprendido tiempo atrás a restaurar los marcos de espejos viejos, lo que nos permitirá ahorrarnos algunos euros y, a su vez, darle un toque de personalidad a nuestro cuarto de baño. De todos modos, sin importar de donde saquemos el espejo, el procedimiento para colocarlo es el mismo.

Con las herramientas listas y el espejo en nuestro poder, el primer paso será medir con la ayuda del metro la altura a la que queremos colocar el espejo. La medida la podemos tomar en respecto del suelo o del techo, es indiferente.

Luego, la segunda tarea será marcar en la pared los puntos de soporte del espejo. Para ellos será necesario recurrir al nivel, para que quede recto.

Posteriormente tendremos que realizar los agujeros en la pared, para lo que utilizaremos el taladro, con la broca adecuada según el taco que iremos a colocar en la pared.

En el caso particular de que el espejo tenga luz, lo necesario será conectar los cables a la toma del corriente usando el destornillador y una regleta. La idea es que la toma quede oculta detrás del espejo. Para realizar esta tarea no debemos olvidarnos de cortar la luz del contador general para evitar accidentes.

El quinto paso será colgar el espejo en los puntos de cuelgue; mientras que la sexta y última actividad será –si el espejo no cuenta con una– colocar una balda debajo del espejo, amarrándola a la pared con unos soportes.

De esta forma, con unos simples pasos y muy pocas herramientas podremos colocar un espejo, consiguiendo aportar más luminosidad y espacio al cuarto de baño.

Vía│Euroresidentes
Foto: Mirror por John Loo en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...