Cómo cuidar las prendas de lana

Si tienes prendas de lana y no sabes bien cuáles son los cuidados que necesitan, hoy te echamos una mano con algunos consejos útiles.

lana

Las prendas de lana pueden ser muy interesantes para cubrirnos del frío en invierno, pero es cierto que requieren de unos cuidados específicos que no siempre conocemos y sin los cuales nos encontraremos con que podemos arruinar el jersey que tanto nos gusta. Precisamente por ello, hoy queremos hablar de forma específica de consejos para cuidar las prendas de lana en el lavado y en el secado. Empezamos por la etiqueta. Como sabes, todas las prendas llevan una en la que te indican cómo debes lavar ese producto. En este caso, sabemos que hay que hacerlo en un programa de lana por el tejido, y podremos ver si admite agua caliente y hasta qué punto.

Antes de pasar a meter el jersey o cualquier otra prenda de lana en la lavadora lo que tenemos que hacer es revisar si destiñe, sobre todo en el caso de que sea de colores muy intensos. Para eso, no tienes más que ponerlo en remojo con algo blanco que ya no utilices. Si al cabo de un rato la prenda blanca se ha coloreado, no es buena idea que mezcles la prenda de lana con otras de colores claros. Pero hay más. Al tratarse de lana, como no queremos que estire ni encoja, el truco especial consiste en dejarla en remojo en agua fría durante unas dos horas antes de meterla en la lavadora.

Una vez haya pasado ese tiempo, coloca el jersey en la lavadora en el programa especial para dicho tejido. Debemos también prestar mucha atención al jabón que utilicemos, ya que los detergentes habituales suelen ser muy alcalinos, y por lo tanto, pueden estropear la prenda. Así que lo mejor es elegir uno de prendas delicadas. En caso de que no puedas hacerte con este detergente, porque necesitas lavar ya, lo mejor es utilizar jabón para manos del que tenemos en el baño, ya que resulta mucho más apropiado para la lana.

El otro proceso con el que hemos de tener cuidado es con el secado. No deberías meter las prendas en la secadora, porque corres el riesgo de que encojan. pero tampoco colgarlas con pinzas. Lo ideal sería colocar una toalla en una superficie plana y extenderla sobre ésta. Puede que tarde más en secar, pero podrás asegurarte de que no estirará, ni perderá su forma. Sino, mejor elige un colgador y cuélgalo en él hasta que se seque completamente.

Imagen: Loretín

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...