Cómo decorar tu casa rural

La decoración de una casa rural es un aspecto fundamental de cara atraer clientes. No decorar como si fuera tu casa con elementos personalizados y evitar el histrionismo son aspectos vitales de cara a satisfacer a los clientes.

A la hora de crear tu propia casa rural uno de los problemas que tarde o temprano debes plantearte es, ¿qué apariencia quiero que tenga?

Lo primero que debes tener en cuenta en estos casos es que la casa no será “tu casa”, sino un lugar en el que deberás conseguir que el mayor número posible de personas se sientan a gusto.  De ahí que lo primero que debes tener en cuenta es que los elementos de carácter personal como retratos o recuerdos  deben quedar fuera de la decoración de este espacio del que van a disfrutar personas muy distintas.

Imagen: Flickr desdeasturias.com

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que una casa rural no es un hotel. Es, valga la redundancia, una casa rural. La gente que acuda a ella buscará la tranquilidad de un lugar  apartado de las grandes ciudades y ello implica que buscará también encontrar un espacio que le recuerde que ha salido de esas grandes urbes.  Un alejamiento rural no está reñido, ni mucho menos con las comodidades, pero sí lo está con las modas minimalistas o las bruscas combinaciones de espacios. Decorar una casa rural debe ser un ejercicio de clasicismo y elegancia, que no derive en lo recargado.

La madera se va a convertir en el mejor aliado a la hora decorar tu casa rural. Los techos con las vigas descubiertas son un efecto que a todo el mundo recuerda a los pequeños pueblos.  Tampoco debes descartar elementos como las chimeneas o las cocinas con hornillo, todos ellos muy tradicionales; que te ayudarán a hacer de tu casa un espacio confortable y sencillo para tus huéspedes.  Tampoco olvides crear espacios confortables para ellos en las habitaciones (deben de tener al menos el mobiliario indispensable y no es adecuado que estén demasiado recargadas con detalles) o en el salón, donde deberemos incluir un sofá cómodo, que podrá ser un sofá cama para aprovechar un mayor grado de ocupación y una mesa con un número de plazas suficiente para que todos los ocupantes de la casa se puedan sentar a comer al mismo tiempo.

Y, finalmente siempre debes tener presente que tu casa rural es, al fin y al cabo un lugar de paso. Debes esforzarte por combinar la elegancia y la sencillez de la decoración con materiales que sean prácticos y que no te supongan un trabajo excesivo a la hora de hacer limpieza. Así, por ejemplo, los suelos de terrazo o de algún material que resulte resistente y sea fácil de limpiar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...