¿Cómo eliminar la humedad en el hogar?

La humedad es un huésped que puede ser bastante desagradable si empieza a afectar la estructura de la casa, por los olores que puede generar y por los problemas de salud que contrae. Aquí te proponemos distintas soluciones para eliminarla.

Consejos para evitar o atacar la humedad en la casa

Frente a las primeras sospechas de que exista humedad en casa es necesario actuar para evitar así que los olores se agudicen, el moho se empiece a visualizar y el deterioro de paredes o rincones se incremente. Aunque la humedad afecta las viviendas sobre todo en otoño e invierno, son aquellas con una ventilación no adecuada las que sufren de forma más profunda este problema.

Así que, durante las temporadas frías del año, inspecciona con especial atención que no haya malos olores en tu casa ni que se esté condensando agua en alguna parte, porque si te descuidas pronto empezarán a aparecer manchas de moho y habrá otros efectos perjudiciales para la estructura de la casa y para la salud de sus habitantes.

Según diversos estudios es común que se genere humedad dentro de la casa. Las fuentes de la humedad son el sudor, la respiración, los vapores de la cocina, la ducha, el lavaplatos, entre otros, pero es normal. Solo hay que encender la alerta cuando la humedad supera cierto límite porque empezará a causar graves problemas para la infraestructura de la vivienda. Además, con un nivel de humedad inadecuado se creará un ambiente propicio para los ácaros causantes de reacciones alérgicas en las personas.

Pero, para todo hay una solución y la humedad no es la excepción, así que sólo debes seguir una serie de pasos para deshacerte de este problema si observas que empiezan a aparecer en tu casa ciertas señales de que tienes una visita un tanto desagradable producto de la condensación de agua. Para eliminar el moho de la pared y el mal olor que se desprende de algún rincón que ha sufrido por los vapores, te indicamos algunas acciones.

Consejos para evitar la humedad en casa

Ventilar la casa

Si el aire no circula en las distintas habitaciones y espacios de la vivienda entonces hay mayor riesgo de humedad. Por ello, es necesario abrir puertas y ventanas de forma regular para que ingrese aire nuevo a la casa y haga que se desplacen los vapores que se han podido acumular en algunas zonas. También es posible usar ventiladores para dirigir el ataque a un centro donde sabemos que se puede acumular la humedad y crear un foco peligroso de manchas de moho.

Usar deshumidificadores

Los deshumificadores son aparatos bastante útiles para sacar la humedad que sobra en los espacios de la casa. Lo interesante es que aportarán una solución rápida que evitará los problemas que contrae la humedad. Además, son similares a los aires acondicionados y no necesitan instalarse así que no tendrás que asumir gastos adicionales por ello. Cuando la humedad relativa está por encima del 60% lo recomendable es encender el deshumificador para que extraiga el exceso y así no aparezcan microorganismos y se aparten los riesgos de contraer infecciones y alergias.

No exagerar con la calefacción

La calefacción trae más humedad porque el aire caliente hace que se condensen más los vapores así que lo más recomendable para evitar incomodidades posteriores, por tener más calor en casa, es no subir la temperatura del termostato más allá de los 19 grados, de esta forma reduciremos los riesgos.

Atención con las tuberías

Las tuberías de agua también pueden ser una fuente de humedad en la casa. Especialmente en los espacios de la cocina y en el cuarto de baño existen riesgos porque cualquier pequeña fisura en algún tubo o un pequeño bote de algún desagüe pueden generar una incomoda filtración y, por lo tanto, un foco de humedad.

Hay que supervisar estas zonas y si siente un olor desagradable pero no visualiza de donde proviene, revise las paredes por donde deberían pasar las tuberías que se encuentran ocultas o tapadas por electrodomésticos o muebles.

Regar las plantas con precaución

Asegúrese que el lugar donde tenga plantas esté impermeabilizado y coloque siempre un recipiente que capture el agua sobrante luego de regarlas. Es cierto que las plantas dan un toque de alegría a la casa pero hay que tomar precauciones para que no se conviertan en un problema.

¿Cómo limpiar los estragos de la humedad?

Si la humedad empieza dañar una pared o algún mueble es urgente que se limpie el área afectada, y por supuesto se elimine la fuente de la humedad. Para asear la zona afectada evitando que se extienda a otros sitios, se debe frotar la superficie con agua y jabón para quitar manchas y el moho que pudiera haberse formado. Después se debe ventilar directamente el área que ha sufrido el daño.

Si la pared se ve gravemente afectada es necesario realizar un trabajo mayor, porque será imprescindible rasparla con espátula y si persisten los hongos entonces se deberá aplicar agua y cloro con un cepillo y frotar hasta desprender todo el moho.

Después de que se seque, y para terminar, lo más indicado será colocar yeso para reparar las abolladuras o fisuras. Una vez que todo haya secado podremos pintar la pared nuevamente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...