¿Cómo hacer una cabecera de cama?

Necesitamos madera, telas, grapas y mucho estilo

La cabecera de una cama dota de personalidad a toda la habitación, pues es el elemento en el que nos fijamos al entrar en un dormitorio. Al construir una cabecera para cama podremos adaptarla a nuestros gustos, necesidades y a la decoración de nuestra habitación si las tendencias actuales no nos gustan. ¡Tan solo necesitamos un poco de arte y muchas ganas de hacer bricolaje en casa!

Renueva esta aburrida cabecera por otra moderna

Renueva esta aburrida cabecera por otra moderna

¿Qué materiales necesitamos? De entrada, necesitas un trozo de madera blanda que se adecue a las dimensiones que quieres para tu cuarto. En algunos centros de bricolaje te cortan la medida de tablero mdf que quieras, sino, deberás comprar también una sierra adecuada al tipo de madera. Otros materiales, estos a tu elección, será la tela de la cabecera, listones decorativos para enmarcar la cabecera o espuma para que tu cabecera sea blanda. Recuerda comprar una grapadora o una pistola de silicona para pegar las telas al soporte.

Pasos para armar una cabecera de cama

Compra o corta una tabla con las medidas de ancho de tu cama y del alto que quieras. Si quieres que tu cabecera esté a la moda, puedes hacerla llegar hasta la altura de las mesitas de noche; de este modo, parecerá mucho más alta. La cabecera no tiene por qué ser rectangular, si te animas a usar la sierra o tienes un amigo manitas dale un toque original con un diseño distinto.
Corta un trozo de espuma o de material de relleno elegido con las dimensiones y el diseño que le quieras dar a la cabecera. Antes de pegarlo a la madera, pregunta en el centro de bricolaje o ferretería por el tipo de pegamento adecuado para ambas superficies.

Corta la tela con la que cubrirás la madera dejando diez centímetros de margen por cada lado más la altura que tenga el relleno colocado. De este modo, dispondremos de margen suficiente para esconder los bordes de la tela y que todo quede con un aspecto profesional. Aprovecha que eres tu el diseñador de la cabecera y usa uno de los colores de moda de esta temporada.

Grapa o encola la tela que hayas elegido con mucho cuidado. Si utilizas grapas deja al menos diez centímetros de separación entre ellas. Un consejo es que empieces grapando un lado y luego prosigas con el opuesto, de este modo podrás tensar la tela y quedará sin arrugas.

Foto: Toprural en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...