Cómo mantener en buenas condiciones muebles de descanso

Resumen: El tiempo de reposo en el hogar es uno de los momentos que más disfrutamos. Por eso, en este post conoceremos la forma de mantenerlos en óptimas condiciones camas, colchones, sillas y sillones en óptimas condiciones.

Al llegar del trabajo, una de las cosas más bonitas es poder relajarnos en nuestra casa, sobre la cama, el sofá o las sillas. De tal modo, resulta necesario que mantengamos cada uno de estos muebles utilizados para reposar en buen estado.

Cómo mantener muebles de descanso

Es importante poder detectar cuando necesitan mantenimiento o ser renovados, dado que si encontramos la falla a tiempo, podremos repararla y no será necesario comprar un nuevo mueble.

En lo que refiere las camas, ya sea canapés, estructuras de cama o somiers, todos precisan de una sencilla revisión. En el primero de los casos, es difícil que estos se estropeen, a no ser por los abatibles con espacio de almacenaje, ya que en esas situaciones se puede desplazar la tapa.

Por el lado de las estructuras de cama, lo que suele suceder con mucha frecuencia es que se desencolan. Afortunadamente este es un problema que tiene muy fácil solución, dado que con un poco de cola y sargentos estará resuelto.

Finalmente, en los somieres debemos tener mucho cuidado con las lamas, ya que son los elementos más expuestos en este tipo de camas.

Los colchones son otro de los elementos importantes para el descanso, y como tal, será necesario que cada, aproximadamente, diez años, realicemos un cambio. De todos modos, antes de llegar eso, también podemos probar girándolos y cambiándolos de posición cada año. Una pequeña recomendación es optar por colchones con doble cara, una para invierno y una para verano, ya que ofrecen mayor confort térmico y suelen durar más tiempo.

Lo que sucede con los sofás es que resulta sencillo identificar cuando requieren una revisión. Dos de los inconvenientes más comunes son los brazos, que suelen salirse de sitio cuando nos sentamos, y el mullido de los reposabrazos compactos, que suele desplazarse el mullido. Estos problemas se solucionan fácilmente utilizando una pistola de grapas.

El consejo en los sillones es que,  al momento de comprar uno, le prestemos mucha atención a la estructura, el tejido, la forma de desenfundarlo y la densidad de la goma espuma o el tipo de pluma, entre otras cosas. Lo mejor es el foam para los asientos y mezcla de pluma para los respaldos.

Por ultimo, en lo que refiere alas sillas, existen dos grandes problemas: que se desencolan o que se vuelven duras. Para solucionar ambos inconvenientes necesitaremos tan solo de cola blanca para encolarla, y sargentos para sujetar las piezas sueltas. En caso de que se haya roto o astillado alguna pieza, lo que tendremos que usar es algún producto tipo barrita de Pattex.

Fuente: Decoestilo
foto: Almohadones por Rojas en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...