Cómo mantener limpia la piscina

Las piscinas son un sueño de muchos, pero cuando lo consiguen y logran tener la piscina en el hogar, se dan cuenta de que éstas necesitan atenciones y cuidados. El mantenimiento de las piscinas, para poder disfrutar de ellas, es clave y fundamental. Es por ello que aquí os daremos unos consejos para mantener limpia la piscina y que ésta signifique disfrute y no un trabajo agotador.

Cómo mantener limpia la piscina

El verano se acerca y con él el tiempo lindo comienza a reinar. El sol se hace más presente, el calor lo acompaña y las personas comienzan a disfrutar del tiempo y de un lindo bronceado.

Mucho viven cerca de la costa y pueden aprovechar del mar y la arena. Pero los que habitan lejos de ella, o quienes no pueden hacerse el tiempo para disfrutar de un día de playa, buscan otras alternativas como, por ejemplo, las piscinas.

Las piscinas son un sueño de muchos, pero cuando lo consiguen y logran tener la piscina en el hogar, se dan cuenta de que éstas necesitan atenciones y cuidados. El mantenimiento de las piscinas, para poder disfrutar de ellas, es clave y fundamental. Es por ello que aquí os daremos unos consejos para mantener limpia la piscina y que ésta signifique disfrute y no un trabajo agotador.


Para comenzar, debemos tener presente qué es lo que tenemos que tener en cuenta para que la piscina este limpia. En este sentido, debemos considerar el pH, el cloro, las posibles algas, los floculantes y el filtrado.

pH de la piscina: Se debe medir una vez por semana (como mínimo). Los valores óptimos varían entre 7 y 7,6 (valores de pH neutros). Si el pH nos da estos números, el cloro podrá actuar correctamente. Además, se podrán olvidar de los ojos rojos. En caso de que el pH sea mayor o menor, se puede utilizar un incrementador o reductor del mismo. Cada vez que se agregue agua se recomienda medir los valores.

Cloro de la piscina: Su función en mantener limpia y clara el agua, eliminando las bacterias, hongos y demás microorganismos. Al igual que al pH, se sugiere medir el cloro, y cambiarlo, una vez por semana. Los valores óptimos varían entre 1 y 1,5 p.p.m. (partes por millón). En caso de que llueva o haya una gran concurrencia de personas en la piscina, la cantidad de cloro se debe duplicar. Cuando coloquen el cloro, tengan cuidado con la ropa (mejor usen ropa que ya no usan más).

Floculante en la piscina: Los floculantes (sulfato de alúmina) evitan que el agua se ponga turbia. Este estado del agua se logra fácilmente, ya sea por las algas que se puedan formar, como por el polvo y sales, entre otras cosas. Lamentablemente, la depuradora no ataca a todas a las partículas que quedan por estos elementos, las cuales son muy pequeñas, generando así la turbidez del agua. El floculante actúa aumentando el tamaño de estas partículas, para que luego se puedan sacar con un limpiafondos.

Algas en la piscina: Su formación genera que el agua se ponga verde y la superficie este resbaladiza. Para evitarlas, hay que emplear un antialgas colocando sólo la dosis indicada. Se sugiere colocar antialgas una vez por semana.

Filtrado en la piscina: En los días de calor y de uso intensivo de la piscina, hay que dejar la bomba en funcionamiento desde la mañana hasta el atardecer. Cuando están atacando algas o turbidez, incluso se recomienda que se deje trabajando toda la noche. Los filtros y prefiltro se deben limpiar dos veces por semana.

Así mismo, se aconseja limpiar la piscina con el barrefondo diariamente. Esto puede sonar tedioso, pero son solo pocos minutos que aseguran un mejor estado del agua de la piscina. Adicionalmente, hacer recircular el agua todos los días por una o dos horas (todas las bombas tienen una posición para hacer esta recirculación del agua).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...