Consejos para aprovechar el pan duro

Si todos los días te sobra el pan, aprende a aprovecharlo leyendo el siguiente artículo

pan duro

No cabe ninguna duda de que la cocina no sería lo mismo sin uno de esos productos habituales: el pan. Aunque no en todos los países se consume de forma habitual con la comida, como hacemos en España, el pan es un alimento universal. Su consumo está generalizado en casi todo el mundo, aunque en cada lugar se prepare de una manera determinada. Calcular la cantidad diaria que se va a consumir es muy complicado, por eso es fácil que sobre o que no alcance.

Sabes que en Vivir Hogar somos muy partidarios de darte ideas de recetas prácticas y originales. Al mismo tiempo, siempre que podemos, procuramos ahorrarte algunos euros apostando por propuestas de reciclaje y de reutilización. Particularmente opino que la cocina es el mejor lugar para evitar desperdiciar dinero, al tiempo que tiras la comida a la basura. En ese sentido, hoy me planteo darte algunos consejos prácticos con los que podrás obtener el máximo beneficio. Vamos a enseñarte a reutilizar el pan viejo.

Ideas para darle vida al pan viejo

La mejor forma de aprovechar el pan que te sobra es congelarlo. Pero debes hacerlo correctamente para que luego conserve todo su sabor. Algunos consejos pueden resultarte de gran utilidad:

  • Trata de congelar siempre el pan muy fresco pues cuando lo descongeles lo vas a encontrar en su estado original, es decir si lo congelas duro al descongelarlo estará duro
  • Congélalo en bolsas de plástico bien cerradas para aislarlo del sabor y del olor de otros alimentos
  • Si quieres disfrutar del pan en tostadas, lo mejor es que lo guardes en rebanadas pues una vez que lo quieras utilizar de nuevo puedes ponerlo directamente en la tostadora sin esperar a que descongele.
  • Si decides congelar el pan entero ten en cuenta que una vez descongelado no lo puedes volver a congelar
  • Para calentar el pan en el horno una vez descongelado, enciende el horno y coloca el pan sobre la rejilla y debajo coloca un recipiente con agua para que el pan pueda conservar su humedad y no se reseque.
  • Si quieres calentarlo en el horno microondas debes cubrirlo con un paño de hilo y acompañarlo de un vaso de agua que impedirá que el pan se reseque y se ponga duro. ponlo a calentar durante 10 segundos a media potencia.
  • Trata de congelar el pan durante un tiempo no mayor de tres meses pues pasado este tiempo va propiedades.
  • Si quieres consumir una barra de pan congelada justo a la hora de comer, quítalo media hora antes y colócalo encima de una rejilla tapado con un trapo. Luego cuando esté descongelado mételo al horno durante cinco minutos. Procura consumirlo caliente, pues al enfriarse se irá endureciendo.

Otros modos de aprovechar el pan reseso

Pero si te olvidaste de congelar el pan, y te das cuenta que te sobró del día anterior, lo mejor que puedes hacer para sacarle de nuevo provecho es humedecerlo por completo y envolverlo en papel de aluminio. Luego, puedes meterlo en el horno frío y encenderlo a 150º durante más o menos 15 minutos. Si quieres que te quede más crujiente, quítale el papel de aluminio y mételo de nuevo en el horno durante 5 minutos.

Otra forma de aprovechar el pan duro es hacer pan de ajo. Para hacerlo sólo tienes que preparar un aliño con mantequilla derretida y ajo y perejil picado. Revuelve bien todos los ingredientes y ve untando las mitades de la barra de pan para luego volver a unirlas y meterlas al horno con el aliño envueltas en papel de aluminio durante 5 minutos a horno fuerte. Después retira el papel de aluminio y vuelve a meter el pan nuevamente en el horno durante 5 minutos para que quede crujiente.

Si te gustan las sopas también puedes hacer picatostes. Para ello solo tienes que cortar el pan en cubitos y freírlos en aceite de oliva bien caliente. Cuando estén bien doraditos retira de la sartén y déjalos escurrir en papel de cocina. Cuando estén fríos consérvalos en una bolsa cerrada para que estén crujientes.

Si el pan ya  está muy duro de varios días, la mejor opción es preparar pan rallado. Sólo tienes que meterlo en la picadora y luego conservarlo dentro de un bote hermético para que puedas utilizarlo cuando quieras realizar alguna receta de empanados.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...