Consejos para evitar accidentes con niños en la casa

Algunas medidas de seguridad son básicas para evitar accidentes dentro de la casa si se tienen niños en ella. La prevención es lo principal para que los padres no se lleven sustos. Las caídas es uno de los riegos más frecuentes.

Como hacer más seguro el hogar para los niños

Aunque en apariencia las piezas, muebles, y objetos que se encuentran en la casa luzcan inofensivos, cuando hay niños viviendo en el hogar o de visita, lo más sano es tomar algunas previsiones para que existan menos probabilidades de accidentes domésticos que involucren a los pequeños.

Una de las etapas más delicada de la infancia, y donde puede haber un porcentaje más alto de siniestros, es a partir de que el bebé comienza a desplazarse, sea gateando, con andadera o dando pasos, las primeras exploraciones siempre deben estar supervisadas y el adulto tiene que garantizar que los sitios a donde vaya el niño sean seguros para él.

Las cifras son reveladoras. Tres de cada diez lesiones accidentales en menores de 16 años fueron causadas dentro de la casa, según revela la Sociedad Española de Pediatría, pero la gran mayoría se hubiese podido evitar con algunas medidas de seguridad.

Los especialistas en prevención dicen que las caídas de los niños es lo que más ocurre dentro la vivienda. Son muchos los casos de bebés que se caen mientras se le cambiaba el pañal o desde su cuna. Otros niños de más edad han caído desde su litera, mientras que algunos tropiezan en un escalón de la casa o son víctimas de una ventana abierta.

También, es común que un niño sufra alguna quemadura, reciba una descarga eléctrica, se atragante, que ingiera algún producto tóxico de limpieza o algún medicamento. Lo cierto es que las lesiones pueden ser leves pero también pueden llegar a ser tan graves como para causar la muerte.

Por ello es importante conocer cómo se pueden impedir que eventos peligrosos ocurran. La prevención es lo fundamental. Pensar en algunas simples pero fundamentales modificaciones de la casa pueden ayudar a estar más tranquilos de tener al niño dentro del hogar, además de estar vigilante y mantenerse cerca del pequeño.

Dormir sin riesgos

Un bebé de meses sobre el cambiador en alguna superficie un poco elevada, no se puede perder de vista porque en un segundo de descuido puede moverse y llegar rápidamente al piso.

Cuando vayas a comprar la cuna asegúrate que tenga barreras que se puedan regular de modo de ir variando su altura a medida que el bebé crece. Si ya es hora de pasarlo de la cuna a una pequeña cama o litera intenta siempre colocar barandas a los costados.

Nunca pongas muebles cerca de las ventanas porque cualquier niño inquieto puede por la curiosidad innata intentar subir a muebles para mirar, además asegúrate de colocar rejillas o mallas si tienes niños pequeños en un apartamento. Para las terrazas unas barandillas serán útiles para evitar un accidente mayor.

Algunos padres para sentirse más seguros mientras no están al lado del bebé mientras están ocupados en otra habitación instalan una cámara de vigilancia donde se encuentre el niño y monitorean a distancia sus acciones, algunas tienen incluso micrófono instalado y la posibilidad de observar lo que pasa incluso cuando la luz es escasa.

Reaccionar en caso de accidentes

La falta de previsión es un factor que aumenta las posibilidades de ocurrencia de accidentes. Como padres o responsables del cuidado de un pequeño hay que asegurarse de no dejar objetos pequeños y duros en el piso si tenemos un bebé que ya se desplaza, sea a gateo o caminando, por la casa.

Las metras, monedas, y otros elementos cotidianos dejan de ser inofensivos cuando un niño los encuentra porque puede meterlos en su boca y provocar asfixia o algún bloqueo en el aparato digestivo.

Las estanterías y muebles que no estén fijadas a la pared representan otro riesgo. Es necesario inmovilizarlos completamente ajustándolos con tornillos o clavos a una superficie estable para que no caigan sobre los pequeños que pueden intentar trepar sobre ellos, empujarlos o apoyarse. Evita colocar juguetes u algún objeto llamativo en sitios altos porque es probable que prueben alcanzarlos.

También puedes colocar protectores de goma en los bordes de muebles o mesas con esquinas puntiagudas para que el niño no se haga daño si se golpea, bloquear con parches los toma-corrientes y poner bajo llave los productos de limpieza y medicinas.

A la hora del baño es importante no descuidarlo o distraerse mientras está en la bañera y si niño ya camina y se ducha en la regadera lo mejor será colocar una alfombra anti-resbalante para frenar sus pies que podrían deslizarse en un piso cubierto de agua y jabón.

En el momento de comer, los responsables del pequeño deben supervisar que el pequeño mastique y avale sus bocados y estar atentos en caso de que alguna trozo se atore en su garganta.

Es fundamental tener un botiquín de primeros auxilios en casa que tengan antisépticos para desinfectar heridas, gasas, analgésicos, pinzas, agua oxigenada, esparadrapo, y los números de emergencia a la mano.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...