Consejos para tratar suelos de madera

Consejos y pautas básicas para tratar los suelos de madera en el hogar y conseguir que luzcan bonitos y brillantes durante el máximo tiempo posible.

suelo

Durante estos meses de invierno, uno de nuestros mejores aliados es el suelo de madera, ya que nos aporta calidez y bienestar para sentirnos cómodos y calentitos, y disfrutar de todas nuestras habitaciones. Sin embargo, es bien sabido que la madera es tan delicada como nuestra propia piel, ya que está expuesta a muchos factores externos que pueden dañar su superficie.

Desde una simple mancha, hasta un rayajo en el parqué, una grieta o fisura o problemas de humedad. Si queremos que nuestros suelos de madera luzcan igual de bonitos que cuando los estrenamos por primera vez, debemos seguir algunas pautas básicas y generales que los mantendrán como nuevos durante mucho más tiempo. El primer consejo es la limpieza diaria. El polvo es el primer enemigo que debemos suprimir en el hogar para evitar daños mayores en el suelo, ya que la suciedad que se acumula puede arañar la superficie, siendo imprescindible por tanto barrer con regularidad. Es aconsejable utilizar una mopa para este fin y, en caso de querer aplicar algún producto de limpieza, elegir uno específico para suelo de madera.

Por supuesto, también podemos contar con la ayuda de equipos de limpieza especiales o de última tecnología como los robots de limpieza o también aspiradoras automáticas. En este campo, también existe maquinaria específica para emplear en suelos de madera así que podéis investigar qué herramientas os resultarán más útiles a la hora de tratar vuestro suelo del hogar. La ventaja de utilizar estas máquinas es que desarrollan un mantenimiento mucho más profundo de nuestros suelos, manteniendo su aspecto como nuevo.

Cuando hayáis retirado el polvo y la suciedad, ya sea con una mopa o un aspirador automático, será suficiente si realizamos esta misma tarea una vez al día. Después, si no queremos que el acabado se desgaste o pierda brillo, también deberemos fregarlos una vez a la semana, mediante una fregona muy bien escurrida y utilizando un producto específico para madera. También podéis recurrir a un viejo truco, a falta de otros productos de limpieza, y aplicar un poco vinagre. ¡Ojo! Este truco no es recomendable aplicarlo en suelos laminados, ya que este tipo de suelo moderno requiere necesariamente de productos específicos.

Para facilitaros esta limpieza diaria, solo puedo aconsejaros descalzaros nada más llegar a casa. ¡Así no arrastraréis la suciedad de la calle por todo el hogar!

Foto: suelo vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...