Consigue que tu perro y tu gato se lleven bien

Si quieres tener un perro y un gato en tu casa, no creas que es misión imposible, sólo tienes que enseñarlos desde pequeños a que respeten los espacios….

PERRO GATO

Los dichos o refranes populares no siempre dicen la verdad, pues el dicho de que “se llevan como el perro y el gato” no siempre es cierto. Los perros y los gatos pueden llevarse bien solamente necesitan que tu los enseñes a conseguirlo. En realidad, son muchas las personas que no acaban de decidir cuál de las dos especies les gusta mas y deciden convivir con ambas en sus hogares. Así que, nada impide que tu perro y tu gato se lleven de maravilla.

En este artículo de Vivir Hogar queremos ampliar el contenido que hemos compartido anteriormente sobre mascotas, dándote algunos trucos sobre como conseguir que un perro y un gato se lleven mejor que nunca. Si siempre has querido tener ambas mascotas en casa, lo que te vamos a contar a continuación te será de gran utilidad. ¡Toma nota!

Como el perro y el gato

El perro y el gato son animales de especies diferentes, por eso su comportamiento y sus necesidades son diferentes pero su relación puede llegar a ser normal dependiendo de:

  • La edad
  • Su salud
  • Carácter de cada uno
  • Momento en que hagamos el proceso de adaptación
  • Nuestra forma de actuar a la hora de plantearse los problemas.

Experiencia con perros y gatos

Mi experiencia personal en la convivencia entre perro y gato es positiva, pues mi perro y mi gato llegaron a dormir juntos en una sola camita. Pero bueno, los animales se comportan como nosotros, a veces conseguimos a alguien que no nos cae bien y a los animales les ocurre lo mismo, habrá perros y gatos que se lleven muy bien y otros que no se puedan ni ver, pero depende de nosotros que lleguen a tener una convivencia más o menos tranquila.

El perro y el gato son competidores por naturaleza y es normal que un perro se muestre agresivo al ver a un gato y es normal que un gato muestre agresividad y miedo al ver a un perro. Pero cuando empiezan a convivir juntos pueden llegar a generar vínculos, jugar y comunicarse de una manera efectiva interpretando señales que en su especie tienen un significado distinto.

Los perros son muy sociales, los gatos son más solitarios y aunque socializan, nunca se olvidan que la supervivencia depende de ellos mismos. Nuestro hogar debe estar dispuesto de una manera que permita que cada animal exprese sus conductas naturales.

Los principales problemas que pueden surgir en la convivencia entre perro y gato

  • Agresividad. Puede ser de varios tipos: territorial, por los juegos…
  • Estrés. El gato puede cambiar sus conductas de acicalamiento, comida o incluso el lugar donde hace sus necesidades si se siente acorralado por el perro. El perro  puede sentir frustración por querer alcanzar al gato.

Es importante educar al perro para que permanezca tranquilo en presencia del gato, incluso puedes premiarlo cuando lo haga bien. Pero no debes olvidarte que debes proporcionarle al gato vías de escape  para evitar acorralamientos cuando tu no puedas supervisarlos.

Las probabilidades de éxito en la convivencia entre el perro y el gato es mayor cuando los animales son cachorros, pero siempre es aconsejable tenerlos separados para que los animales se vayan acostumbrando a olores y sonidos. Si los animales son muy mayores o tienen problemas de salud, no es aconsejable que intentes que convivan porque te ocasionarían muchos dolores de cabeza.

Lo importante en la convivencia es que las necesidades de cada uno estén cubiertas y que cada animal respete el espacio del otro, puedes utilizar vallas de seguridad para niños para brindarle al gato un espacio de seguridad al que el perro nunca pueda acceder. También debes evitar el acceso al perro a la bandeja del gato.

Es bueno que conozcas el lenguaje corporal para perros y gatos y así puedas entender lo que están diciendo en cada momento. Si vas a salir de casa es mejor que dejes al gato y al perro en habitaciones separadas, así evitarás problemas para ellos y para ti.

Recuerda que la convivencia es mejor si el perro y el gato son todavía jóvenes. Pero, si los tuyos son ya adultos, verás como poco a poco, si les garantizas a cada cual su espacio, sabrán habituarse el uno al otro. ¡Dales tiempo para que sea una realidad!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...