Cuidado con los robos en viviendas en verano

Analizamos los principales datos y estadísticas sobre el acusado asalto de viviendas durante los meses de verano y establecemos las principales medidas para impedirlo.

candado

Durante el verano aumentan los casos de robos en las viviendas, por eso de que muchos nos vamos de vacaciones y los ladrones ven su oportunidad perfecta para asaltar los hogares. Las casas están vacías y las posibilidades de ser descubiertos disminuyen, pero hablemos de datos concretos que pueden ser interesantes de analizar.

El primero de ellos es que cada 33 minutos se produce un hurto en los meses de julio y agosto, según la empresa de alarmas Securitas Direct. El periodo más peligroso parece ser finales de julio y principios de agosto, como referencia tenemos los datos del año pasado que destacan el 21 de julio y el 11 de agosto como los días más conflictivos, especialmente en lo que se refiere a chalets. Será porque son más fáciles de asaltar y no hay vecinos molestos, pero la cosa es que los ladrones prefieren este modelo de vivienda un 20% más que un piso tradicional. Si nos movemos por área geográfica, Andalucía se lleva la palma con dos ciudades en el top de los sitios con más riesgo de hurto: Sevilla y Cádiz. Tampoco se queda atrás la provincia de Cuenca que registra un 0,7% de los casos de robo en la Península Ibérica.

Para evitar este tipo de sucesos, lo mejor es tener en cuenta los consejos de seguridad básicos que la mayoría sabemos pero a veces no los aplicamos o se nos olvidan, a saber: asegurar bien ventanas y puertas, dejar el correo en manos de una persona de confianza, aparentar que la vivienda sigue estando habitada durante nuestra ausencia y sobre todo mantener discreción en el tema de las vacaciones. Uno de los fallos que comentemos a menudo es anunciarlo a viva voz en las redes sociales y no nos damos cuenta de que estamos transmitiendo un mensaje con contenido muy peligroso diciendo: “Nos vamos de vacaciones a Roma una semana toda la familia”, y luego si nos descuidamos con esto de que empiezan a preguntarnos amigos y conocidos, acabamos diciendo hasta la hora de embarque y la de llegada.

Si después de nuestras vaciones encontramos la casa abierta, lo mejor es no entrar y llamar a la Policía o la Guardia Civil, y en el caso de encontrar un ladrón dentro no debemos hacerle frente sino pedir auxilio, en la medida de lo posible. La colaboración de todos los ciudadanos en fundamental para impedir este tipo de sucesos tan frecuentes en las viviendas particulares, ¡no lo olvidemos!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...