Decorar mi banquete de bodas

Elige entre una fórmula sobria, elegante o divertida… ¡depende de tu estilo!

Cuando hablamos de la decoración aplicada al mundo de las boda se trata, más que nunca, de traducir nuestra personalidad en unos cuantos detalles decisivos pero que nos permitirán diferenciarnos del resto. Cuando los invitados lleguen al banquete y vean las mesas dispuestas para ellos, ninguno de los elementos debe chirriar. Al contrario, la armonía y el buen gusto deberá ser la tónica dominante en toda celebración que se precie… No obstante, ello no quiere decir necesariamente que cada uno de los elementos no haya sido elegido al dedillo. Es por esta necesidad de crear una boda distinta a las demás por lo que se debe huir de las fórmulas estancas y arriesgar un poco. La elección de los detalles es, en este sentido, capital.

Colores vivos para una boda diurna, la mejor elección.

Podemos decir que la decoración de la fiesta refleja el estilo de los novios, pero también debe ir adecuada a la época del año y a las circunstancia de la misma. Son muchos los factores que entran en juego a la hora de planificar la decoración. Algunos de ellos son el salón de fiesta donde se realizará la boda, la mantelería que se utilizará, los centros de mesa escogidos, los motivos florales de sillas y mesa… Por otro lado, y como veremos, no es lo mismo un banquete nocturno que diurno.

Mención especial merece uno de los elementos clave en toda mesa de banquete: el centro floral. Realizado a base de flores y, en ocasiones, de otros detalles decorativos, el centro de mesa es muy importante porque es lo primero que observamos. A partir de los centros escogidos podremos empezar a planificar el resto de detalles: mantelería, cubertería, tipos de vajilla, etc.

  • Durante el día.

Para una boda que transcurre a plena luz del día se suele optar por fórmulas un tanto más conservadoras, si bien es cierto que una de las opciones más lucidas es la de escoger una decoración a base de colores vivos y alegres, sobre todo si se trata de un banquete al aire libre. No obstante, la seriedad suele ganar la partida y para ello existen dos opciones válidas: la mesa formal y la mesa elegante. La mesa formal estará compuesta por colores claros y discretos combinados entre ellos. La vajilla, en este caso, será de colores lisos o directamente blanca, mientras que la mantelería guardará la tónica de colores suaves. Se trata de una opción con la que no podemos fallar.

De noche, la iluminación y los colores dorados pueden ser tus grandes aliados.

La segunda opción hará que nuestra mesa se convierta en algo mucho más pomposo. Los colores sobrios como el hueso o el marfil se combinarán con aquellos más fuertescomo el azul marino, el marrón o el verde oscuro, e incluso el negro o el violeta para dar más intensidad.

  • Durante la noche.

Si la celebración es durante la noche, el espectro de complementos que se pueden emplear para la decoración se amplía considerablemente, pues están permitidas las lámparas de todo tipo, las antorchas y las velas. No olvides que el fuego puede dar un toque de magia a tu enlace. Los colores plateados y dorados, mucho más ostentosos y extravagantes, combinados con un tono blanco o beige, están del todo permitidos. Es más, son incluso convenientes.

Foto 1 por callocx en Flickr

Foto 2 por Cameron Nordholm en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...