El estilo minimalista

Luz, colores neutros y líneas puras son sus señas de identidad

El estilo minimalista no supone una decoración fría o sin sentimientos, esta forma de concepción del espacio permite exprimir todos los matices de nuestra sensibilidad y de nuestra inspiración.  Liberado de todo artificio, el especio y los objetos en él presente toman una significación particular. Un estilo de decoración moderno perfecto para cualquier hogar.

El estilo minimalista está indicado para todos los amantes de la simplicidad, de la serenidad y de la sobriedad sin importar las dimensiones o la ubicación de su hogar, incluso se pueden crear fachadas minimalistas. La finalidad de esta decoración es crear ambientes serenos, uniformes y que transmitan bienestar como necesidad de renovación frente a estilos recargados propios de los 80.

El minimalismo no busca rellenar el espacio de una forma innecesaria sino que busca preservar el espacio existente en nuestros hogares. El orden y la colocación son los elementos más importantes del estilo minimalista, pues todo lo que puede dar una impresión de desorden se elimina o se disimula. De este modo, el minimalismo crea ambientes despojados de objetos innecesarios, por lo que son ambientes que aportan tranquilidad y paz.

Las paredes, los suelos, las superficies y la luz sirven ellos mismos para representar la decoración; aunque el acento del minimalismo está puesto sobre el mobiliario. Las estructuras deben tener líneas puras, preferiblemente figuras geométricas básicas aunque también se puede apostar por líneas más modernas; al igual que los materiales, realizados con maderas nobles como la haya, el peral o el cerezoCada mueble se elige en cuestión de su función y de su utilidad, sin sacrificar por ello la comodidad. 

Los accesorios no abundan en la decoración minimalista. Si queremos darles nuestro toque personal a las habitaciones minimalistas podemos potar por un jarrón con flores o frutas en un frutero. El resto de la decoración se centra en las cortinas, realizadas generalmente en tejidos naturales y apostando por los modelos romanos o roller en tonos claros, ya que la iluminación es un pilar fundamental del minimalismo.

En esta búsqueda de la luz o claridad, son los tonos neutros, crudos, tostados en contraste con los negros los que llenan las paletas de la decoración minimalista.  Esta paleta cromática se compone de beige y el gris, utilizados en degradados y, por supuesto, el blanco, crearán un fondo ideal y dará la sensación de mayor amplitud a la habitación. Se dejan de lado los motivos florales, telas bordadas o los estampados ya que atentan directamente a la idea del minimalismo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...