El olor también forma parte de la decoración de casa

El olor de una casa determina también el tipo de decoración. Es muy importante seleccionar adecuadamente el tipo de olor para cada estancia y decidir cual es la fragancia que va mas en sintonía con nosotros y el ambiente que queremos crear. Hay que decir que los olores nos pueden influir psicológicamente, por ello es buena saber cada fragancia como puede estimular o sosegar un ambiente.

Cuando entras en una casa percibes su olor, por este motivo, no solo en la decoración de la casa intervienen factores estéticos, también influyen factores ambientales. Es muy importante, que si quieres estar a gusto en tu casa, o si quieres quedar bien con tus invitados o quieres obtener resultados con las fragancias tanto a nivel emocional como sensorial, es necesario tener buen conocimiento de qué olores están destinados a cada problema o situación. También es posible que tan solo nos guste una fragancia determinada y decoremos nuestro hogar con ella, por ello hay diferentes tipos de ambientador para casa.

Para conseguir un ambiente cálido y sosegado es ideal el olor a frambuesa

El olor es tan importante que para utilizarlo debemos asegurarnos de que no interferirá en nuestro estado de ánimo ni será incomodo para nuestros invitados. Aunque es bien sabido que a través del aroma podemos conseguir un ambiente tranquilo o conseguir el efecto contrario, también es cierto que hay olores que no a todo el mundo le gustan, como por ejemplo el incienso. Personalmente prefiero combinar olores naturales o fragancias suaves cuando tengo invitados de manera que consigo un ambiente muy agradable y sosegado pero nada incómodo. También es cierto que no me gustan los olores fuertes y a mucha gente tampoco le gustan.

Tenemos dos opciones para ambientar nuestra cosa con olores: artificiales o naturales. Los artificiales ya los conocemos y los podemos adquirir en los establecimientos destinados a ellos, tenemos desde sprays, velas, varitas, etc. A mí los que más me gustan son los naturales, aquellos que nos recuerdan fragancias de flores o el bosque o plantas naturales. Un ejemplo de ambientador barato y natural es poner una cáscara de naranja en un radiador o cerca de él, cuando pase el calor a través de la cascara su fragancia inundará la estancia. Podemos poner también pétalos de flores, jengibre, lavanda, menta, unas gotas de nuestro perfume favorito, etc. Una vez me recomendaron poner un limón con clavos (una especia) para quitar los malos olores, así como un cuenco con granos de café para absorber los malos olores.

Los olores nos influyen psicológicamente. Si quieres preparar un ambiente cálido y sosegado nada mejor que olor a frambuesa o lavanda; con el olor a fresa o a canela se aumenta la pasión y dicen que tienen efectos afrodisiacos. Si quieres conseguir un estado de ánimo alegre puedes utilizar una fragancia floral, como el jazmín o lilas, que le dan un aire fresco, limpio y sosegado al ambiente. Si tienes la suerte de tener un jardín con césped, cuando la cortes deja que entre el aroma y la fragancia en casa, ya que le darás un aire fresco y relajado al ambiente. Como ves, la combinación de olores aporta bienestar al cuerpo, pero no a todos les gustan los mismos olores, por lo que cuando tengas invitados, es mejor conseguir aromas suaves y naturales.

Foto | Luz Adriana Villa A. en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...