El plan de moda: quedarse en casa

Tomarse un tiempo para disfrutar de la soledad del hogar es una tendencia que gana adeptos cada día. Preferir estar consigo mismo en lugar de salir a la calle a divertirse puede traer grandes beneficios. Descubre cuáles son.

nesting

Para la mayoría de las personas, entregarse al esparcimiento suponía estar fuera de casa. Respirar el aire puro del parque, ver una película en el cine, ir a la playa o bailar en la discoteca, eran planes perfectos para ocupar el tiempo de ocio. Hoy en día el panorama es distinto.

Desde hace unos años la sociedad se enfrenta a un fenómeno denominado “nesting” (anidar en español), que “invita” a disfrutar de la soledad y de la intimidad del hogar. Las horas libres se invierten en reflexionar sobre sí mismo, relajarse, descansar, divertirse en familia, alejarse de la realidad y disfrutar de la vivienda, vista como un sentimiento, como un espacio sereno y protector en el que siempre se querrá estar.

¿La razón? Especialistas aseguran que el estrés, las preocupaciones, las angustias y el agite de las grandes urbes, conducen a la búsqueda de tranquilidad, bienestar personal, autoconocimiento y paz interior. 

Tanta ha sido su receptividad, que decenas de empresas de diseño se han esforzado por ofrecer propuestas basadas en el concepto de “Mi casa es mi mundo”, para ayudar a los usuarios a crear ese lugar que mejore su calidad de vida y que favorezca el entretenimiento sin necesidad de salir de marcha.

Sin aburrimiento

Distinto a lo que muchos puedan creer, el nesting no deja lugar para el aburrimiento. Al contrario, es la oportunidad idónea para descubrir nuevos intereses y hobbies o, sencillamente, para practicar oficios que antes no se podía por falta de tiempo o calma. Hay quienes optan por cocinar, cuidar del jardín o pintar un cuadro, pero hay infinidad de tareas que, según los psicólogos, se consideran terapéuticas para quienes sufren ansiedad y depresión.

No estará mal echarse en la cama o en el sofá para mirar la televisión, leer un libro o escuchar música todo el día. Si esto te gusta y te produce bienestar, hallarás el sosiego y el regocijo que tanto andas buscando.

Como si fuera poco, estarás cuidando tus finanzas y escapando de los riesgos que, en ocasiones, implica andar por la calle. Si ánimos de parecer extremista, un accidente de auto, un robo o una pelea, son situaciones que pueden presentarse, poniendo en peligro su integridad.

Si desde siempre has valorado la calidez de tu hogar, sabrás que no hace falta estar en una fiesta cuando tú misma puedes planificar una estupenda reunión con una suculenta comida, una buena copa de vino y las personas más preciadas. Todo a tu gusto y conveniencia. Justo como y cuando te apetece.

La soledad es sana

Menos socialización y más tiempo en el hogar era la definición del vocablo “cocooning”, empleado en la ciudad de Nueva York en la época de los 90. De allí empezó el desarrollo de esta forma de vida que, de cierta manera, aleja de las presiones sociales.

El temor de los especialistas era que pudiera promover el aislamiento, pero no tiene que ser así. Mientras el nesting no sea visto como una salida para huir de la interacción con la gente o se practique por miedo o timidez, no habrá inconvenientes. Estar a solas también es sano, siempre que se haga con conciencia y sin ánimos de convertirlo en hábito.

Actualmente sobran los psicólogos que recomiendan tomarse un tiempo para conectar con los pensamientos, emociones y sentimientos para hacer un balance de hacia dónde se va o si se está en el camino correcto. Eso aunado a la posibilidad que brinda de valorar las cosas sencillas de la vida: el amor, la paz, el equilibrio y la tranquilidad que ni con todo el dinero del mundo se podrán comprar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...