En casa… ¡también hay contaminación!

Las radiaciones electromagnéticas, las instalaciones ocultas detrás de las paredes y algunos productos de decoración como las pinturas son elementos que pueden ser contaminantes para la salud, ¡evítalos!

contaminacion en casa

Todos los días oímos hablar de contaminación ambiental, pero dentro de casa nos sentimos los más seguros del mundo… ¿qué pensaríais si os dijera que dentro del hogar también estamos expuestos a esa contaminación? Como consecuencia de factores biológicos o químicos, dentro de casa también podemos sufrir cierto deterioro de la salud en función de la calidad de nuestras instalaciones eléctricas, nuestras instalaciones de ventilación o el material de construcción de la vivienda. Así pues, nuestra casa es toda una fuente de elementos contaminantes, según los últimos estudios realizados por Reparalia con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente.

Los materiales aislantes del tipo vidrio o poliuretano son de los que más contaminación provocan, pudiendo liberar diversas sustancias tóxicas en el hogar, por lo que se recomienda el uso de aislantes térmicos con materiales que sean reciclados del tipo madera, papel, paja o tela. Además, en España empiezan a introducirse ahora otros materiales ecológicos alternativos en la bioconstrucción como el corcho y el cáñamo, cada vez más presentes en interiorismo.

Estos materiales actúan como aislantes térmicos naturales que se emplean en todo tipo de obras como buhardillas, tabiques, falsos techos, paredes de yeso… tanto en viviendas nuevas como en la rehabilitación de edificios actuales. Además, estos materiales presentan un alto almacenamiento de calor, lo que permite emplearlos tanto en verano como en invierno. El cáñamo es ideal para estructuras de madera y el corcho, gracias a su finura y su bonito acabado, se emplea en lugares de poco espacio.

Las pinturas, los pegamentos y los barnices son otros materiales que también contienen sustancias tóxicas y deberíamos evitar, empleando como alternativa otros elementos que no contengan plomo o dispongan de la etiqueta AENOR. Cada vez más, encontramos un mayor número de artículos con este etiquetado ecológico: pinturas, barnices, electrodomésticos… que han retirado los metales pesados de su composición para resultar menos contaminantes. De la misma forma, las tuberías del hogar, si son de plomo o hierro, pueden resultar altamente contaminantes y deben ser sustituidas por otras de plástico o cobre; al igual que ocurre con las antiguas bombillas incandescentes.

En la actualidad, los hogares viven inmersos en un caparazón de ondas: móviles, routers, Wi-Fi, bluetooth… miles de radiaciones electromagnéticas que pueden hacer peligrar nuestra salud y por lo que los expertos también nos aconsejan mantenernos lo más alejados posible de estos entornos. Ya lo veis… ¡invadidos de contaminación!

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...