Ventajas de usar fundas en el sofá

El sofá suele ensuciarse con facilidad en un hogar, sobre todo si allí se convive con niños y animales domésticos. Para evitar esto, una de las mejores soluciones es la utilización de fundas. El uso de estos elementos nos brinda beneficios de todo tipo. Comenzando con mayor limpieza e higiene, y continuando con la posibilidad de cambiar el tipo de decoración de una manera rápida y sencilla.

Ventajas de usar fundas en el sofá

El sofá es sin dudas uno de los muebles de mayor importancia en nuestro hogar, ya que el mismo representará a la perfección el tipo de estilo que queremos mostrar en nuestro hogar. Además, claro está, funciona como elemento fundamental al momento de tomarnos un tiempo de descanso y comodidad luego de un día agitado. Allí podemos leer, mirar un film, tomar una copa de vino, bien cómodos y relajados.

Es por todas esas razones que siempre estamos ante la búsqueda del sofá más adecuado para nosotros, siendo capaces de desembolsar una buena cantidad de dinero cuando lo encontramos.

Pero ahora bien, ¿qué pasa cuando contamos en nuestro hogar con animales domésticos o niños pequeños, quienes se convierten inmediatamente en enemigos directos de la tapicería del sofá, con sus pequeñas pisadas o arañazos, degradando la superficie con una velocidad increíble?

La solución a este inconveniente la encontramos colocándole fundas al sofá. Así es, la colocación de fundas nos dará ventajas de todo tipo. Por un lado, proteger el sillón de diferentes ataques, y por el otro la chance de cambiar fácilmente el estilo del sillón, por supuesto sin perder la esencia de nuestra decoración.

Elegir la funda para el sofá es realmente sencillo. Lo primero que debemos hacer es medir la longitud y la anchura del almohadón, para así poder adquirir tela de un color y dibujo que cubran sin complicaciones la totalidad del cojín.

Una vez que hayamos elegido la tela tendremos que unir los extremos, algo que tendremos que realizar con una máquina de coser, ya que las costuras a mano pueden no ser suficientemente fuertes.

Por supuesto que también podremos comprar las fundas ya hechas, aunque esto dependerá de nuestro sofá y de que sus medidas sean estándar. La ventaja de hacerlo uno mismo es que puede jugar con nuevos diseños e ideas.

Otra ventaja de las fundas de sofá o tapizados es su fácil limpieza. Hoy en día los tejidos han evolucionado muchísimo, favoreciendo a la higiene, y en consecuencia a la salud de los que la utilizan, ya que las partículas de polvo y los ácaros pueden eliminarse fácilmente. En general, la mayoría de las fundas de sofá pueden extraerse y lavarse en lavadoras, o en su defecto tan solo necesitan de que les pasemos una aspiradora semanalmente para quedar nuevamente limpias y en perfectas condiciones.

Un pequeño consejo a tener en cuenta es que si las fundas de sofá no son desmontables, entonces lo más recomendable es rociarlas con espuma profesional, aquellas utilizadas en las tintorerías, y eliminar así las manchas que no se hayan podido eliminar con quita manchas ordinarios. Si utilizamos espuma profesional lo mejor es seguir las instrucciones del fabricante, dejarlo secar y luego pasar un cepillo para retirar los restos.

Fuente: Sofascamas
Fotos: Sillones por cafeconlecheporfavor en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...