Guía para elegir bien los colores de tu habitación

Para elegir el mejor color para la habitación, lo primero que debes considerar es el efecto que desees lograr. A partir de allí es importante que consideres los elementos decorativos, las dimensiones del cuarto y la iluminación.

Tips para seleccionar el color del dormitorio

Las tonalidades con que elijas para las paredes de tu dormitorio impactarán en la calidad de tu descanso. Para esta área suelen descartarse los matices vivos relacionados con altos niveles de actividad. Para que no te equivoques, te traemos la guía para seleccionar bien los colores de tu habitación.

Si te agrada la simplicidad, nada mejor que los tonos neutros. Con ellos tu recámara emanará tranquilidad, luminosidad y confort. Perfecto para el descanso reparador que necesitas. La escala de grises está muy de moda, por su elegancia y su carácter atemporal.  En todo caso, tienes diversas opciones y acá te las mostramos.

Tips para elegir los colores de tu habitación

Si sientes que te hace falta un poco de relax para descansar, te sugerimos los colores tierra. Beige o café combinan de maravillas con los neutros. Complementa con fibras naturales como ratán, mimbre o madera. O selecciona diseños vegetales en la ropa de cama o textiles, para dar un toque distintivo.

¿Prefieres lo tonos fríos? La gama de azules te enamorará. Su paz y calma romperá con tu estresante rutina y te ayudará a dormir sin preocupaciones. Si deseas sumar un matiz cálido, hazlo en alfombras, cortinas o almohadones y siempre mezclando con los neutros, para hallar el equilibrio idóneo. ¿Quieres más alternativas? Aquí te van:

  • Frescura. El color menta es excelente para los dormitorios. Renovará tu mente y sentirás como si te aportara oxígeno. Elementos marinos en un mural quedarán muy bien.
  • Tradicionalismo. Si esta palabra te define, inclínate por un tono café. Al entrar el invierno, te sentirás arropado por este matiz.
  • Tranquilidad. Los blancos proyectan paz y si los juntas con la madera aportan calidez.
  • Seriedad. El gris caracteriza a las personas elegantes y sobrias. Encaja en textiles y adornos que contrastarán a la perfección con marrón suave o crema.
  • Feminidad. Si esto es lo que buscas, el fucsia es para ti. Del equilibrio dependerá el éxito. Puedes aplicarlo en rincones, en un muro o en algún accesorio. Abusar de él puede generar insomnio, así que no lo uses demasiado.

Claves para acertar

Para no fallar en la elección de los tonos de tu habitación, debes considerar diversos factores. Uno de los más importantes, son los matices de los elementos decorativos. A continuación te damos algunos tips para que crees el conjunto perfecto, según las características del entorno y el efecto que desees lograr.

  • Tono sobre tono. Esta técnica es muy popular. Para aplicarla debes partir de una tonalidad base y conjugar con otras más suaves, que estén dentro de la misma gama. ¿El resultado? Un ambiente armónico y hermoso.
  • El peligro de las tendencias. A menos que te identifiques en gran medida con ellas, descártalas al momento de pintar.Tienden a quedar obsoletas con el paso del tiempo. Opta por matices atemporales como el ndigo, la escala de grises y los níveos. Se mantienen y combinan con casi todo.
  • Prueba en hojas, no en tu muro. Evita el efecto parche. Las pruebas quedan mejor en hojas tipo A4, podrás tener variedad en simultáneo. Te ayudará a visualizar cómo será el resultado final, mientras te ahorras malos ratos.
  • Considera tus obras de arte. Si las tienes en el cuarto, no querrás que pasen desapercibidas. Tanto los blancos como los verdes serán idóneos para resaltar toda su belleza y tu buen gusto, por supuesto.
  • Presta atención a tus accesorios. Bien sean las baldosas, ventanas, mobiliario o piezas decorativas. Inclínate por las tonalidades que se relacionen con ellos. Así habrá cohesión y una armonía notoria.
  • No tengas miedo de mezclar. Aunque prefieras escoger el blanco como base, tienes la opción de añadir toques de color con rosas, azules, índigos o el mismo salmón. Te ayudarán a romper la monocromía.
  • Tómalo con calma. Las decisiones apresuradas pueden derivar en arrepentimientos. No vayas con prisas a la tienda, sin tiempo para examinar todas tus opciones. De seguro te lamentarás al llegar a casa.
  • Desecha falsas expectativas. La pintura no siempre luce como en la carta. Te recomendamos aplicar la prueba de cinco días. Tras escoger algunos colores distintos, pinta hojas blancas y ponlas en tu muro. Decide cuando hayan transcurrido cinco días. Será tiempo suficiente para que contemples y compares cómo lucen los colores con distintos niveles de luz. Te acercará más a una visión del resultado final.

¿Insatisfecho con tu decisión?

Antes de echar mano del rodillo o la brocha, intenta buscar soluciones. A fin de cuentas fue un dinero y un tiempo invertido que no querrás perder. Intenta cambiar la iluminación del ambiente. Algo tan sencillo como cambiar los bombillos por luz cálida, puede tener efectos sorprendentes. Otra opción es renovar el repertorio de accesorios que tienes en el dormitorio. Como siempre, los textiles te darán gran versatilidad con escaso esfuerzo. Ahora lo sabes, la tranquilidad, el efecto que buscas y los detalles, te ayudarán a alcanzar el máximo confort en tu dormitorio. Si quieres más datos, lee otro post sobre colores en las habitaciones. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...