Las ventajas de una cocina de gas

Bajo el lema de gastar lo menos posible y ahorrar lo más que se pueda, las cocinas a gas presentan una gran ventaja económica. Conozcamos los puntos favorables de este tipo de cocina.

En estos tiempos donde la crisis es moneda corriente, ajustar los bolsillos es una práctica habitual. El lema es gastar lo menos posible y ahorrar lo más que se pueda. Los detalles lujosos quedarán para otros tiempos, ya que ahora el dinero no abunda en las viviendas españolas, ni en muchas otras viviendas del mundo.

Las ventajas de una cocina de gas

En este marco de gastar poco y ahorrar mucho, las cocinas a gas presentan una gran ventaja frente a otras cocinas. Esto se debe a que el gas es el sistema que consume menos energía, por lo tanto, es el más económico para el bolsillo. Además, es más rápido que la vitrocerámica porque no tenemos que esperar a que la cocina se caliente y la llama se puede regular manualmente.

En este punto es preciso mencionar que si bien al principio el valor entre una cocina a gas y una cocina eléctrica no difiere mucho, a la larga los beneficios económicos de la cocina a gas son mayores porque el consumo de esta cocina es más bajo que el consumo eléctrico y, a su vez, es más barato.

Así mismo, no hay que olvidarnos que el gas es un recurso más económico.

Por otro lado, recolectando comentarios de diversas personas que se debatían entre qué cocina era mejor, cabe mencionar que una gran mayoría optaba por la cocina a gas, argumentando que las cocinas eléctricas necesitan instalaciones eléctricas especiales por el consumo y que el mantenimiento y la reparación de estas cocinas es bastante caro.

Sin embargo, y para ser sinceros, es importante tener en cuenta que las cocinas a gas presentan algunas características que precisamente no se posicionan como grandes ventajas. Entre estas características podemos mencionar que la cocina a gas es más sucia y que generalmente su limpieza, comparada con la cocina eléctrica con vitrocerámica, es más engorrosa. Sumado a este punto higiénico, el gas requiere mucho cuidado ya que una pérdida de él puede ocasionar muchos perjuicios. Al respecto de esto último, las cocinas eléctricas son un poco más seguras, especialmente si hay pequeños en la casa.

De lo expuesto hasta el momento podemos apreciar que las cocinas a gas son dueñas de una ventaja muy preciada en estos tiempos: gastan menos y permiten ahorrar más. No obstante, existen otras variables a analizar. Dependerá de cada uno qué decisión tomar.

Ante esta situación, quizás una buena alternativa seria optar por una cocina que combine los aspectos más favorables y ventajosos de cada tipo de cocina. Aquí podemos situar a la cocina compuesta por placas de superficie de cristal pero que funciona con gas. En este caso, la limpieza es más cómoda, la estética es más moderna y el consumo permite seguir ahorrando.

Fuente: Decoesfera y Foto casa
Foto: Cocina gas por Conanil en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...