Limpieza de mantenimiento: así puedes tener tu casa limpia siempre con 15 minutos al día

Limpiar a profundidad nuestra vivienda puede tomarnos varios días. Para no perder el trabajo hecho hay que procurar conservarla en orden y aseada. Estableciendo algunas rutinas podrás lograrlo sin problemas

limpieza en 15 minutos

Todos los días no se puede realizar una limpieza exhaustiva de la vivienda, pero sí se puede mantener el orden y la pulcritud. Dedicando 15 minutos cada día a ciertas tareas domésticas, se puede prolongar la higiene de la casa y hacer que los espacios luzcan siempre fabulosos. La clave está en la organización.

Realizar varias tareas en tan poco tiempo es casi impensable, pero puedes asignar deberes a cada día de la semana. Por ejemplo, los lunes podrías dedicar esos 15 minutos a quitar y sacudir el polvo de las superficies. Pasar un trapo humedecido con una mezcla de agua, bicarbonato y limón por los aparatos electrónicos, mesas, estantes y muebles, te garantizará limpieza y brillo. Tú decides si hacerlo al despertar, después de la comida o antes de dormir.

Al día siguiente puedes decantarte por la cocina. Con un producto desengrasante frota las encimeras, la estufa, la campana, la nevera y demás. Aprovecha para ordenar la vajilla, ollas o enseres que estén fuera de su sitio. También revisa el contenido de la heladera y bota los alimentos descompuestos que tengas dentro. Si te da chance, elabora una lista con los víveres que necesitas, para cuando hagas la compra.

Limpia la casa invirtiendo 15 minutos al día

Los días miércoles pueden destinarse a los baños. No se trata de que te fajes a cepillar las juntas de las baldosas, sino de emplear un buen desinfectante, un poco de lejía y una escobilla para cepillar la taza y el lavamanos. El piso de la ducha también se ensucia con facilidad, así que frota con un producto desincrustante. Para finalizar, pasa el trapeador por toda la habitación.

Cuando llegue el jueves ya notarás que en la casa se respira un aire limpio. Ese día toma la escoba y barre el piso. Luego pasa un coleto con un líquido desinfectante y aromático. Sentirás que tu trabajo está casi acabado. El viernes ordena los cuartos, pon la ropa en la lavadora y elimina cualquier rastro de desorden en el salón o el comedor. La idea es que puedas acabar ese día, para disfrutar de tu fin de semana libre o, al menos, gran parte de él.

Pide ayuda a tu familia, incluidos los niños, si los tienes. No es necesario que todo quede impoluto. Con tender las camas y no dejar objetos o ropa tirada es suficiente. Si cuentas con patio o jardín, puedes ocupar 15 minutos del sábado o el domingo para rastrillar las hojas o sembrar una planta. También puedes aprovechar un momento para planificar el atuendo que llevarán el lunes al colegio o al trabajo. Así tendrás todo a mano.

Evitar el desorden del día ayuda

Cumplir con la rutina de limpieza y mantenerla será mucho más fácil si intentas adoptar hábitos que ayuden a conservar la casa ordenada. Por ejemplo, compra un perchero de pie y cuando llegues del trabajo o de hacer diligencias, coloca allí los abrigos, chaquetas y bolsos. No los lances a cualquier sitio.

Los zapatos suelen ser otra causa de desorden. Si te gusta andar descalza dentro de casa, coloca una zapatera o caja bonita en el recibidor y pon allí el calzado. Así no estará regado y-al final del día-podrás guardarlo en el armario. Igualmente, si vas a tomar una merienda o desayuno en el dormitorio, no dejes los platos y vasos en las mesitas de noche. Procura que siempre las encimeras, mesas y superficies estén libres de objetos innecesarios. Si dispones de un sitio para cada cosa, el trabajo estará hecho. Nunca están demás las cajas organizadoras.

Que la suciedad no se acumule

Es fundamental que a diario saques la basura. Especialmente la que se acumula en la cocina y en los baños. Tenerlas dentro por varios días hará que lleguen invitados indeseables al hogar, como son insectos y roedores. Tras las comidas no acumules platos sucios. Lo mejor es fregarlos de inmediato o colocarlos en el lavavajillas. Estas tareas no deben recaer en una sola persona. Tomen turnos entre los miembros de la familia y así la labor será más llevadera.

Igualmente, conviene cepillar el piso de la ducha cada vez que alguien tome una. Tener dentro del baño una escobilla especial para la misión facilitará la tarea. Lo mismo se debe hacer al utilizar el water. No está demás limpiarlo tras su uso con un chorro de jabón antibacterial. Además de mantener el aseo, cuidarás de tu salud.

Otra acción que debería realizarse de forma automática es tender las camas al levantarse. Si las sábanas están lisas y las almohadas y cojines bien colocados, cuando llegue de nuevo la hora de dormir podrás hacerlo de inmediato y relajarte como se debe.

Un detalle adicional y que hace que el ambiente se sienta limpio y tranquilo, es tenerlo perfumado. Ten siempre velas aromáticas, inciensos o aceites en casa. Las fragancias de canela, vainilla, coco o lavanda son estupendas. Si quieres mejorar los resultados, aplica estos 7 trucos de limpieza infalibles.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...