Limpieza del mármol

Ya hemos hablado en muchas oportunidades acerca del mármol y las diferentes formas que tenemos de limpiarlo para que mantenga siempre el brillo de los primeros días. Lo que buscamos en este post es seguir agregando opciones de limpieza para este material tan utilizado en los hogares de todo el mundo.

Ya hemos hablado en muchas oportunidades acerca del mármol y las diferentes formas que tenemos de limpiarlo para que mantenga siempre el brillo de los primeros días. Lo que buscamos en este post es seguir agregando opciones de limpieza para este material tan utilizado en los hogares de todo el mundo.

Limpieza del mármol

Limpieza del mármol

Lo primero que debemos decir es que el mármol se mantiene en buenas condiciones si nos acostumbramos a limpiarlo diariamente con un paño limpio, humedecido en agua y jabón, para posteriormente secar con un paño seco.

Si no tuvimos esto en cuenta y, con el correr de los años, el mármol se fue poniendo amarillento, la solución es limpiarlo con un poco de vinagre y agua, para recuperar su aspecto original. Debemos aplicar la mezcla con la ayuda de un cepillo dental de modo que podamos atacar directamente sobre la zona que esté afectada. Tras aplicar el vinagre y el agua secamos con un paño limpio.

Lo que si debemos tener en cuenta es que si no diluimos el vinagre con agua las consecuencias pueden ser muy altas, teniendo en cuenta que se trata de un ácido acético que podría llegar a comer el color original de la superficie.

Otra buena alternativa de limpieza es aplicar agua de sosa caliente y enjuagar con abundante agua clara; o bien, utilizar una esponja mojada en media taza de agua oxigenada y unas gotas de limón. Tenemos que dejar actuar durante toda la noche y después retirar con agua abundante y un trapo o paño limpio.

Finalmente, si lo que buscamos es recuperar el dibujo que parece agua con el que cuentan muchas de las superficies de mármol, entonces necesitaremos un chorro de detergente líquido, un poco de gasolina y una nuez de cera incolora. Lo primero será lavar el mármol con agua y detergente líquido. Luego, para eliminar surcos y manchas, se impregna un paño de algodón en un poco de gasolina y se frota con él la superficie del mármol. Lo aclaramos con agua y lo secamos. Finalmente, para darle brillo, aplicamos una cera blanca incolora sobre toda la superficie y sacamos brillo con un trapo de algodón.

Independientemente de las muchas posibilidades que hay de limpiar el mármol, insistimos en que la mejor forma de cuidar este material es realizando un cuidado diario. Es fundamental que todos los días le pasemos un paño limpio, humedecido en agua y jabón. .

Vía│Bricolaje10
Foto│shardsofblue

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...