Lo bueno de las sillas ergonómicas

Protege tu columna vertebral y aumenta la productividad de tu trabajo en el hogar con un buen equipamiento ergonómico

Silla ergonómica

Muchas veces contamos en el hogar con alguna habitación destinada a ser un estudio o una zona de trabajo, donde pasamos gran parte de nuestro tiempo enfrascados en labores que nos requieren estar sentados y guardar concentración. Pero la acumulación de todas esas horas de trabajo, más allá del agotamiento intelectual, va a parar a nuestra columna vertebral. Y es que el dolor de espalda es uno de los problema de salud más caro para las personas, suele ser la segunda causa de visita al médico y el tercer motivo de las cirugías. Si todavía eres joven, estás a tiempo de evitar estas complicaciones de salud. Y si no lo eres, mejor empezar a tomar medidas para paliar el daño que le causamos día a día a nuestras vertebras.

Os traigo como solución las famosas sillas ergonómicas. Sí, son caras, pero la salud no tiene precio. Es cierto que cuidar la espalda requiere mucho más que una silla; requiere estar sentado correctamente, con los pies en el suelo, la espalda erguida; cambiar de posición cada cierto tiempo, no doblar la columna y no mantener siempre una postura sedentaria y prolongada. Pero más allá de todo eso, la silla es un elemento crucial para la salud de nuestra espalda. En primer lugar tiene que tener respaldo, tiene que tener una altura adecuada según el tamaño de la persona, y tiene que ser cómoda. Y todo eso es precisamente, y mucho más, lo que nos ofrecen las sillas ergonómicas.

La ergonomía se aplica en todo tipo de diseños de productos, principalmente relacionados con el trabajo para aumentar la productividad del mismo. Hoy en día hay muchísimos tipos de sillas, algunas de ella se hacen pasar por ergonómicas, pero no lo son. Veamos las características de una verdadera silla de esta clase: para empezar, poseen un verdadero soporte lumbar que no es un mero acolchado, sino que mantiene la curvatura natural del hueco presente en la espalda humana. Presenta también una ligera curvatura en el borde de la silla para aliviar la presión sanguínea de los muslos. Cuenta con apoyabrazos para que la espalda no cargue también con el peso de los mismos y con apoyapies, para mantener la curva natural de la espalda. Además cuenta con toda la mobilidad posible para poder deslizarse sin esfuerzo, con altura regulable.

Todas estas características convierten a las sillas ergonómicas en un elemento idóneo para el trabajo y para la productividad. Si eres de los que trabajan desde casa, tal vez sea la hora de hacer esa pequeña inversión que merece nuestra espalda. En la imagen se puede apreciar el modelo Stance Angle Chair, que permite diferentes posturas y es de lo más innovador en este campo. No solo mejorarás en salud, sino también en humor. Cualquier equipamiento ergonómico será vital para tu salud y tu desempeño laboral. No te arrepentirás.

Fuente: mujeresdeempresa

Foto: admagic

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...