Luces de colores en casa en función del día que tengas

La luz afecta a nuestro estado de ánimo. Por eso es importante decidir el tipo de luces que vamos a poner, de qué color van a ser y saber que necesitamos de la luz solar para estimular nuestro sistema endocrino y para que nuestro cerebro pueda procesar toda la información que maneja habitualmente.

La fotobiología investiga las causas y efectos de la iluminación artificial y cómo afecta al ser humano. Parece ser que la falta de iluminación solar influye en el estado de ánimo, en la capacidad de nuestro cerebro para utilizar la información que en él se almacena y en nuestra energía personal. Es por ello que se asocian trastornos depresivos, dolores de cabeza, estrés, insomnio, impotencia, infertilidad y ansiedad, entre otros, a la carencia de luz. Por eso la iluminación es necesaria para percibir correctamente los colores y para estimular nuestro estado de ánimo.

La luz afecta a nuestro estado de ánimo.

Para conseguir que nuestra casa tenga una buena iluminación debemos tener en cuenta que en otoño e invierno, cuando los días se acortan y pasamos muchas horas sin luz solar, todos aquellos espacios donde solemos hacer más vida deberemos tenerlos iluminados correctamente. Cuando digo correctamente me refiero a que cada parte de nuestra casa suele ser un rinconcito adecuado para algo: sala de juegos (vitalidad), salón con televisor (emoción), habitación para dormir (sensualidad, romanticismo), etc. Se sabe que la luz influye directamente en el estado de ánimo, por lo tanto, deberemos investigar qué luz queremos para cada espacio de nuestro hogar.

Para ello debemos tener varias cosas en cuenta: si tenemos interruptores fijos, no podremos graduar la luz según para lo que queramos usarla. Por ejemplo, la sala de estar no tiene el mismo uso a la hora del té, cuando necesitaremos más luz, que a la hora de ver nuestra película favorita, cuando bajaremos la intensidad de luz para crear un clima más suave. Poder suavizar la iluminación de las estancias en relación al momento es vital para flexibilizar su uso y crear ambientes en relación al estado de ánimo.

Otro factor importante en cada estancia es el color. Para utilizar diferentes colores hay que saber combinarlos, ya que si usamos más de dos colores brillantes o excitantes a la vez rompemos el efecto deseado. Una fórmula para conseguir contrastes es combinar blanco opaco con brillante o utilizando diferentes tipos de bombillas, tranparentes u opacas. También podemos usar el color para centralizar una zona o destacarla, o bien para reflejar superficies donde queremos destacar texturas del mobiliario o la pared.

Y lógicamente si queremos crear un ambiente festivo podemos utilizar luces de colores, pero solo para momentos muy determinados. Hoy en día y gracias a la domótica podemos crear ambientes con luces de colores controlados con leds que nos permiten cambiar el ambiente de acuerdo al momento que necesitamos: luz suave para descansar, mas fuerte para leer o estudiar, luz ambiental para ver la televisión, etc.

Pero lo que es más importante es conseguir una iluminación lo más parecida a la luz solar, para levantar nuestro ánimo, hacer que nuestro sistema endocrino funcione correctamente e incluso lograr que en las oficinas se trabaje mejor. Esto se consigue, por ejemplo, a través de lámparas FullSpectrum que, al contrario de lo que sucede con la lámpara incandescente (que tiene colores cálidos, dominando el naranja, amarillo y rojo y en ausencia del violeta, verde y azul), consiguen un blanco puro, permitiéndons ver con claridad todos los colores que nos rodean.

Foto por Jeda Villa Bali en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...