Mantenimiento de la piscina

Hoy nos dedicaremos a limpiar y mantener el agua más sana y transparente. La idea es eliminar las bacterias, virus, hongos o algas utilizando diferentes productos disponibles en el mercado.

Hace unos días atrás hablamos sobre una forma muy original de decorar la piscina: los vinilos para el fondo de las mismas. Hoy, para que dichos vinilos puedan apreciarse correctamente, nos dedicaremos a limpiar y mantener el agua más sana y transparente. La idea es eliminar las bacterias, virus, hongos o algas utilizando diferentes productos disponibles en el mercado.

Mantenimiento de la piscina

Mantenimiento de la piscina

Por empezar hablaremos del cloro, uno de los productos más utilizados en el tratamiento del agua. Este producto requiere de un uso constante a lo largo de toda la temporada y puede utilizarse, ya sea en forma de piedras que se disuelven en el agua o de forma liquida. El consejo para aquellos que utilicen esta forma de tratamiento es aumentar las dosis de cloro en caso de climas muy cálidos, dado que se evapora más rápidamente en el caso de una mayor utilización de la piscina por los bañistas.

Teniendo en cuenta esos consejos, lo siguiente será controlar el nivel de cloro una o dos veces a la semana, procurando que el mismo se mantenga entre 1 a 1,5 mg. por litro.

Otra forma de mantener el agua de la piscina limpia es realizarle una cloracion de choque, que puede hacerse durante el llenado de la piscina, cuando se realiza un uso intensivo de la misma o para los tratamientos de algas.

En este caso, el tratamiento limpia el agua del vaso al elevar el nivel de cloro a un nivel de 6 a 8 mg por litro. Una vez realizado esto, habrá que dejar sin funcionamiento el sistema de filtración durante 36 horas, razón por la que se debe realizar preferentemente por la noche, para que el tiempo de espera hasta que se recupere el nivel de cloro a los niveles normales para el baño no sea tanto.

También el bromo puede utilizarse como desinfectante. Hablamos de un producto más fuerte que el cloro, que tiene la ventaja de no ser irritante para la piel y no genera malos olores.

Generalmente la recomendación es utilizar este producto para aguas con altas temperaturas. Cabe mencionar que el bromo es más caro que el cloro. En este tratamiento es importante destacar que el bromo se utiliza desde un bromizador y que también hay un tratamiento de choque para una piscina de agua limpia rápida y potente, un requisito previo para el tratamiento sostenible con bromo.

Para aquellos que prefieren utilizar una alternativa más ecológica existe la sal electrolítica, que se integra directamente con el agua salada de la piscina y el electrolizador instalado en el circuito de filtración de agua.

Para que este sistema funcione eficientemente es importante controlar el pH del agua con regularidad y asegurarse que esté entre 7,2 y 7,4.

Finalmente, la PHMB es otro producto que ofrece cualidades interesantes. Es menos agresivo que el cloro, y no huele, además de ser más estable dado que resistente a los cambios de temperatura, rayos ultravioletas y las variaciones de pH. El único problema es que no tiene ningún efecto sobre las algas y su precio más alto que el resto de los productos.

Foto│Roberto Belrlim

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...