Mascotas estresadas ¿qué puedes hacer?

Aunque el estrés es una enfermedad muy común en los humanos, las mascotas también pueden sufrirlo. Te ayudamos a entenderles y ayudarles para mantener una convivencia adecuada en tu casa.

estres mascotas

Los perros al igual que las personas pueden estresarse. En realidad, las razones que pueden hacer aparecer esta dolencia en tus mascotas pueden o no parecerse a las que lo desencadenan en la raza humana. Generalmente, los perros comienzan a sentir estrés en circunstancias extrañas a su rutina diaria, o por el comportamiento de su dueño al que considera como un líder para él. Si estás estresado, es probable que tu mascota lo note y acabe por contagiarse de tu dolencia si la situación se mantiene tensa dura un tiempo.

La primera reacción del perro a un estrés que percibe en su dueño es buscarle solución. Es por eso que cuando te encuentras de este modo, puede que notes que tu mejor amigo acaba por hacer cosas que nunca ha hecho para intentar llamar tu atención y resolver el problema. Pero, si no encuentra una solución es probable que se ponga nervioso porque no es capaz de entender lo que ha cambiado. Todo lo que te ocurra  les afecta a tus mascotas, por eso debes tratar de conservar tu equilibrio emocional.

Otras causas del estrés en tu mascota

Pero no solamente los que hemos mencionado anteriormente son motivos de estrés para tus mascotas. El estrés puede ser debido a que el perro esté demasiado tiempo encerrado en casa y no realice el ejercicio suficiente. En este caso, la solución es sencilla, sólo debes tratar de sacar a pasear a tu perro más a menudo y hacer caminatas más largas para que no se sienta tan encerrado. Sin embargo, también puede estresarse debido a que permanece mucho tiempo solo. Dependiendo de la raza y el carácter de tu perro, esto puede darse con mayor o menor frecuencia. Para solucionarlo debes dejar que participe más en tu vida familiar, dedicarle más tiempo y dejar que pueda relacionarse con otros perros cuando lo sacamos a pasear.

Un cambio en su entorno, también es motivo de estrés para tu perro. Si el estrés es debido a una mudanza de domicilio, lograrás calmarlo tratando de colocarle sus cosas y sus juguetes en un lugar determinado. De esta manera sentirá que tiene su espacio propio e irá adaptándose poco a poco al nuevo hogar. No será fácil, pero si le das un poco de tiempo y tienes paciencia, lo conseguirá y volveréis a tener la convivencia tranquila que os caracterizaba en casa. Otro motivo de estrés es la visita al veterinario. En este caso, debemos tratar de tranquilizarle con un poco más de atención demostrándole que no ocurre nada por acudir al especialista.

También puede estresarse cuando llega un nuevo miembro a la familia. En este caso se debe de estar pendiente de él y tratar de calmarle para que se de cuenta de que todo va seguir igual. Debes ser muy consciente de que las mascotas están acostumbradas a una rutina y cada vez que se producen cambios significativos en ella, podría sentirse estresada y esto podría modificar su comportamiento.

Síntomas para detectar el estrés en tu perro

Aunque lo mejor para diagnosticar el estrés en tu mascota es acudir al veterinario que te indicará qué debes hacer en tu caso, sí que hay ciertas características que podrían ayudarte a entender esta dolencia:

  • Pérdida de apetito, vómitos, diarrea e incluso algún problema de alergia.
  • Se le cae mucho el pelo
  • Orejas hacia atrás. Cuando nuestro perro echa las orejas hacia atrás nos indica que algo no está bien.
  • Se lame la nariz y el hocico continuamente.
  • Bosteza más a menudo de lo normal.
  • Evita a otros perros y va con el rabo entre las piernas.
  • Tiene conductas destructivas. Los perros tratan de aliviar el estrés mordiendo objetos que les permiten liberar esas tensiones. Generalmente no son sus juguetes.
  • Ladra en exceso tanto dentro como fuera de la casa.

Ten en cuenta que estos síntomas del estrés, al igual que ocurre en los humanos, pueden ser también producto de otra enfermedad. En ese sentido, hacer un buen diagnóstico para administrar el tratamiento correspondiente es muy importante, evitando así riesgos para tu mascota y para todo tu hogar. El estrés en los animales tiene solución y casi siempre pasa por prestarles un poco más de atención, hacer más actividades con tu perro y reconfortarle para que pueda volver a sus rutinas diarias y evite sentirse desconcertado.

¿Ha sufrido alguna vez de estrés tu perro? ¿Qué has hecho para solucionarlo?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...