Mosquitos, ¡fuera de mi casa!

Asegúrate una noche tranquila con mosquiteras, ambientadores de limón y otros remedios caseros

Mosquito

Es un incordio que sufrimos los seres humanos especialmente todos los veranos. El calor azota en nuestra casa y si no queremos derrochar en aire acondicionado, qué otro remedio que abrir las ventanas. Y entonces llegan ellos: esos diminutos y no tan diminutos insectos chupasangre que nos amargan las noches. No es cuestión de taparse hasta arriba con las sábanas para evitar los picotazos, ni tampoco escudriñar cada rincón del cuarto cada vez que nos acostamos en busca del enemigo. Por eso, vamos  a ver qué opciones tenemos para dejar de malvivir con los famosos mosquitos.

Podemos equipar nuestras ventanas del hogar con mosquiteras, una opción cada vez más recurrida por todos, pero quizás un poco alejada de presupuesto para algunas personas. Las mosquiteras son la vía más cómoda, en tanto que puedes olvidarte del calor y del problema de los mosquitos. Abres las ventanas y disfrutas del aire fresco de las noches de verano, sin temer la entrada de intrusos en el hogar. Eso sí, cuidado con los aventureros visitantes que ignoren la existencia de mosquiteras en casa, especialmente en puertas de terraza o que den acceso a exteriores, pues es frecuente no percatarse del detalle y ver cómo algunas personas chocan contra ellas sin querer, como en esos absurdos choques contra cristales transparentes.

Para personas que buscan una opción mucho más económica, encontramos los antimosquitos, esos famosos enchufes que dejas encendidos por la noche y te encomiendas a los cielos para que tengas una noche tranquila y sin picotazos. Que sí, que no te enteras y duermes igual de bien, pero cuando despiertas por la mañana y te encuentras un hinchazón en la piel que pica y pica y piensas que un insecto ha estado rondando por tu cabeza durante horas, se te van las ganas de dormir. Bien es cierto, que estos antimosquitos pueden funcionar o no. Yo os voy a hablar ahora de otros recursos menos oídos y que funcionan igual de bien:

  1. Ambientadores de limón. Parece un poco increíble, pero lo cierto es que el aroma ácido del limón repele a estos insectos tan desdeñables, así que no dudéis y probad a colocar un ambientador en la puerta de vuestro cuarto. Nada más fácil y más barato que esto.

  2. Plantas antimosquitos. También puedes protegerte de los mosquitos, haciendo uso de la decoración. Aprovecha para colocar algunas plantas en tu hogar y ahuyenta a estos insectos. El limonero, el romero, la albahaca, el jazmín, la menta, la canela, el apio y algunos más son plantas que detestan los mosquitos y se lo pensarán dos veces antes de atacar.

  3. Repelentes personales. Es otra opción a la que se recurre muchas veces a la hora de viajar a países tropicales: cremas o pulseras especiales que nos ponemos encima y que repelen los mosquitos, pero que también podemos utilizar en casa si vivimos en una zona muy frecuentada por estos insectos.

  4. Ultrasonido. Es otra técnica que se ha popularizado con las aplicaciones de los teléfonos móviles. Se trata de un programa que emite un sonido vibrante y muy molesto para los insectos. A un volumen bajo -para que nosotros no lo percibamos al dormir-, colocado encima de la mesa o en el suelo, lejos de nuestra cama, puede servir también para tener una noche tranquila.

Con todos estos consejos, ya eres libre de elegir cuál te parece más digno y efectivo. Seguramente la suma de todos ellos sería suficiente garantía de que no sufrirías ninguna picadura… aunque siempre existe el típico mosquito valiente que daría su vida por llegar a nuestra piel. Para esos casos, lo mejor es tener un spray antimosquitos a mano. No hay nada más horrible que despertar con un zumbido en el oído y no tener nada con lo que defenderse.

Fuente: refugioantiaereo.com

Foto: Dr Relling

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...