Organizar y planificar la limpieza de la casa en familia

En los tiempos que corren es muy difícil dedicarle mucho tiempo a la limpieza del hogar. Es por eso que al momento de hacerlo debemos encontrar la manera de hacerla bien practica y efectiva. Una buena forma de optimizar los tiempos es organizando y planificando la limpieza de la casa en familia.

Organizar y planificar la limpieza de la casa en familia

No siempre resulta muy sencillo limpiar una casa. En los tiempos que corren, difícilmente alguno de los integrantes de la familia pueda contar con tiempo suficiente como para poder dedicarle la cantidad de horas que esta actividad requiere. Es por eso que cuando se realiza debemos optimizar los tiempos, y para eso no hay nada mejor que organizar y planificar la actividad.

Lo primero que debemos saber al momento de limpiar nuestra casa es que no es conveniente limpiar todos los espacios de la casa a la vez. Por ejemplo, si la casa cuenta con varios pisos, entonces será conveniente planificar la limpieza por pisos, comenzando por el más alto, y finalizando en el más bajo.

Hacerlo de esta manera nos entregará varios beneficios. Por empezar, no nos exigiremos al máximo y no terminaremos agotados. La idea es hacernos una idea mental de lo que nos planificamos hacer en el día y  lograr cumplir con el objetivo. Por su puesto, esto es algo que podemos transformar en un trabajo ameno y reconfortante. ¿Cómo? Colocando música o nuestra radio favorita. Esto nos permitirá recargar fuerzas y hará el trabajo mucho más relajado.

En otro aspecto, también es importante que todos los habitantes de la casa colaboren con la tarea. Por ejemplo, si hay jóvenes en la casa, sería bueno designarle algunas tareas tales como hacer la cama, recoger la ropa sucia, sacar la basura, sacar el polvo a los muebles del salón, etc. Esas pequeñas tareas simplificarán el trabajo general, y además les enseñará a los niños o jóvenes que el trabajo de la casa debe ser compartido por todos.

Para esto también es bueno planificar. Por ejemplo, determinar cuáles son las tareas a realizar, en qué momento del día o de la semana se realizaran y cómo se distribuyen las tareas.

En este aspecto, un buen truco es colocar en la nevera un esquema donde se anotan las tareas realizadas. Por ejemplo: Realizar un cronograma que contenga las siguientes asignaturas: “Día”,Tarea”, “Asignada a”,Cuando”. En el espacio “Día” colocaremos el día de la semana en el que se realizará la tarea. En el de “Tarea“, la labor que habrá que realizar. En “Asignada a“, el nombre del integrante de la familia que deberá hacerlo. Y en “Cuando“, el momento en el que tendrá que hacerlo. Al cumplir la semana se evalúa y se gratifica con algún premio, una salida familiar o cualquier tipo de compensación que aliente a seguir realizando la tarea.

Fuente: eurosidentes
Foto: limpiar la casa por Valerie Morrison en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...