¿Puede un huerto urbano ayudarte a ahorrar dinero?

Si has pensado en la agricultura como un modo de autoconsumo, no te has equivocado. Con un huerto en casa no solo podrás reducir gastos en hortalizas. También obtendrás decenas de beneficios que te harán ganar mucho más que dinero. ¡Descúbrelos!

¿Por qué un huerto urbano puede ser una buena inversión?

En España, la creación de huertos urbanos se ha consolidado como una estrategia de transformación ecológica y social, que asciende cada día. De 1000 que existían en el año 2000, aumentaron a 20000 en el año 2015. En ciudades como Madrid, Málaga, Vitoria, Valencia y Sevilla, entre otras, se han desarrollado iniciativas gubernamentales y ciudadanas, para convertir espacios abandonados en centros de autogestión de frutas, verduras y hortalizas.

Algunos participantes de estos huertos urbanos lo asumen como una nueva forma de negocio, otros como una medida de sustento para su hogar y el resto como un modelo de convivencia que incide de manera muy positiva en la protección del medioambiente y la consolidación de un sistema alimentario en el que se promueve el uso de productos locales y ecológicos.

Quienes no tienen espacio en sus hogares, han intentado hacerse con un pequeño lugar en estos terrenos donde diseñan plantaciones, riegan, recolectan, aprenden a prevenir plagas y fomentan el autoconsumo. Cultivan tomillo, cebollino, lechuga, albahaca, pepino, berenjena, pimiento, acelga, espinaca y muchas otras variedades, siguiendo procedimientos sencillos que puedes aplicar en tu domicilio, con conocimientos básicos de agricultura. Al hacerlo, no solo estarás reduciendo gastos en la compra de tus productos, sino que también tendrás la satisfacción de llevarte a la boca lo que con tus propias manos has producido.

Huerto urbano: más ahorro, menos inversión

¿Pero es verdaderamente rentable tener un huerto en casa? La respuesta es sí ya que puedes llegar a realizar un gran ahorro en el presupuesto de tu hogar que dedicas a verduras y hortalizas. La clave para que tu huerto sea más rentable está en adaptar la inversión a las necesidades del núcleo familiar. No obstante, la rentabilidad comenzará a evidenciarse cuando se recupere el dinero empleado para la compra de semillas, fertilizantes, recipientes y demás artículos que se necesiten. En el corto plazo son varios los gastos que tendrás que asumir pero a medio y largo plazo estos costos descenderán.

Para abaratar costos siempre hay distintas opciones. Los 70 o 100 euros que podrían requerirse para la adquisición de contenedores de huerto, mesas de cultivo o jardineras, pueden reducirse si se opta por macetas comunes, donde se puedan diversificar los cultivos. Además, no tengas miedo de utilizar el balcón, la terraza o un fragmento de tu jardín para poner tu pequeño huerto urbano. Con ello disminuirás gastos ya que es un espacio que tienes disponible, y le darás un verdor envidiable a tu estancia.

Aunque la siembra de plantas crecidas es la mejor alternativa para acelerar la recolección y el aprovechamiento de las hortalizas, el huerto siempre saldrá más económico si se trabaja con las semillas justas para las especies que deseas obtener. Lo ideal es utilizar semilleros para que germinen constantemente, y puedas garantizar la existencia de matas que sustituyan las que se van consumiendo. Debes considerar que hay variedades que se dan mejor que otras, como la espinaca, la acelga y la lechuga, por ejemplo. De esta última puedes sembrar hasta seis unidades por maceta y tendrás producción para más de un año.

¿Qué puedo cultivar en mi huerto urbano?

Cultivar menta, perejil, rábanos, cilantro, ajíes, albahaca o romero también puede ayudarte a ahorrar, pero si escoges fresas, tomates cherrys u otros productos de cultivo delicado, quizás resulte más costoso que comprarlos en el mercado. En este punto debes buscar asesoría de un experto y decidir qué plantas vas a cultivar atendiendo a sus distintas peculiaridades.

Utilizando el compost siempre es posible economizar. Si optas por emplear desperdicios orgánicos vegetales, no procesados, estarás nutriendo tus plantas sin necesidad de gastar mucho dinero en químicos que suelen valer una fortuna. Además, tus productos serán totalmente ecológicos y no estarás dañando al medioambiente. Es recomendable que consultes a un experto, para que no recurras a malas prácticas en el abono que terminen por dañar tu huerto. No olvides preguntar por la tierra ya que es otro elemento vital.

Definir entre un huerto normal y uno ecológico es esencial para determinar el presupuesto. Este último siempre será más caro por sus requerimientos de fertilizantes orgánicos especiales, pero los productos serán más naturales, contarán con más beneficios para tu salud y tendrán un mejor sabor.

Otros factores que influyen en el huerto urbano

La atención que se le preste a todo el proceso de cultivo es un factor clave. Si el huerto crece y se desarrolla adecuadamente, sin duda te ayudará a promover el ahorro, pero si se pierde o se enferma por no brindarle el cuidado que le corresponde, lo más seguro es que no veas ningún tipo de rentabilidad. Por ello, debes darle valor a este detalle. Debes tener en cuenta que determinados cuidados como el riego o su limpieza son tareas que se deben hacer todos los días y que necesitan de tiempo. Si no dispones de este tiempo tendrás que ver como organizarte para que tu huerto esté siempre perfectamente cuidado.

El huerto más rentable, es el que se planifica según las necesidades de cada planta, y la época idónea para su cultivo. Seleccionar plantas de estación, es la mejor manera de producir frutas y hortalizas más sanas y aprovechables. En la temporada fría se dan bien las coles, espinacas, habas, acelgas y alcachofas y en la cálida los calabacines, pimientos, judías, tomates, pepinos y berenjenas. Si tu interés son las hierbas aromáticas, escoge el otoño, el verano y la primavera para sembrarlas, porque en el invierno no crecen o están en reposo. Puedes combinar diferentes especies en un mismo lugar, pero ten en cuenta que no todas son compatibles. La lechuga, el tomate y la cebolla es un trío perfecto para iniciar, pero no todas compaginan igual.

Sobre la luz que tienen que recibir las plantas, el agua que necesitan para su crecimiento, el suelo en el que se deben plantar, la manera correcta de realizar los trasplantes y las herramientas que tienes que emplear en tu huerto también tendrás que disponer de información. La ventaja, es que en Internet abundan múltiples datos de los que puedes hacerte con ellos con facilidad para organizar tu huerto urbano. Es importante que revises esta información antes de ponerte manos a la obra con el huerto porque esto puede condicionar diferentes aspectos de tu huerto como son el lugar donde debes colocar cada planta, la tierra que vas a emplear o las herramientas que vas a comprar.

Aunque a simple vista te parezca que son muchos los aspectos que debes atender, no pierdas de vista que la creación de huertos urbanos es una tendencia que va en ascenso en toda Europa. Sus bondades se centran en la capacidad de ahorro, la facilidad de llevar el control de plagas y tratamiento, la disminución de la contaminación asociada a la manipulación y transporte, la posibilidad de aumentar la ingesta de fibras que aportan beneficio para la salud, la adquisición de conciencia ambiental y cultura de reciclaje y la ganancia en conocimiento sobre agricultura y autosustento.

¿Te parece entonces que podrías economizar con un huerto urbano? Yo creo que sí. Está claro que se ahorra y se gana mucho más que dinero. Empieza ya a mirar por un pequeño trozo de tierra o emplea el espacio que tienes disponible en tu terraza para poder ponerte con tu huerto urbano cuanto antes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...