Qué es la alergia al polvo: los problemas con los ácaros

Los ácaros y el polvo son algunos de los alérgenos más importantes que puedes encontrar en el hogar. Hoy te explicamos cómo funcionan y porque causan alergias en algunas personas.

acaros

Los ácaros son arácnidos diminutos invisibles al ojo humano que se encuentran distribuidos por todas partes. Existen más de 40.000 especies, pero sólo 25 se relacionan con alergias en el ser humano. Pero no son los ácaros los que producen las alergias, sino sus residuos fecales. Los ácaros viven en viviendas y almacenes porque necesitan calor y humedad para desarrollarse. Conviven con el ser humano porque viven de las escamas de su piel o de la de sus mascotas. En muchos casos, vivir con los ácaros no supone un problema, pero para las personas alérgicas sí que pueden ser muy molestos y acabar por producirle síntomas de lo más diversos que no les permiten hacer vida normal.

Los ácaros suelen encontrarse en sabanas, almohadas, sillones, alfombras, cortinas, peluches y colchones. Pero su sitio preferido en la casa son los colchones y los sofás, porque la profundidad del relleno, hace que se mantenga una cierta humedad por el calor procedente de la transpiración de las personas que duermen en el colchón y también encuentran comida que se la proporcionan las escamas de la piel de las personas que allí descansan. En ese sentido, resulta muy importante una limpieza a fondo y adecuada para eliminar el foco de las alergias y conseguir así que la vida en el hogar sea positiva para todos.

Los síntomas de la alergia a los ácaros

Las alergias a los ácaros pueden manifestarse en forma de rinitis y de asma. Es importante conocer qué es lo que te ocurre para poder tratarlo y en ese sentido te explicamos a continuación la sintomatología de cada una de ellas:

  • La rinitis se manifiesta por la mañana al levantarte de la cama con estornudos, congestión y goteo nasal. Estos síntomas disminuyen al salir de casa y vuelven a aparecer al acostarte.
  • El asma se manifiesta en forma de tos y presión torácica. Los síntomas se mantienen todo el año, pero aumentan en la primavera y el otoño.

Los alérgenos de los ácaros pasan al polvo cuando barres, al pasar la aspiradora, al sacudir la ropa. Puede haber centenares en cada gramo de polvo. Sin embargo, no resulta imposible eliminarlos de la casa, sino que hay que tomar una serie de medidas cuando en el hogar vive alguien con este problema de alergia a ellos. Algunos de los consejos de limpieza que se han demostrado más útiles para su tratamiento son los siguientes:

  • Tienes que eliminar moquetas y alfombras
  • Utiliza cortinas fácilmente lavables y lávalas con frecuencia a más de 50º
  • No tengas en el dormitorio peluches o elementos de decoración que puedan acumular polvo.
  • Ventila la casa diariamente un mínimo de 15 minutos
  • Deja la cama sin hacer por lo menos durante una hora
  • Ventila el colchón al menos una vez al mes
  • Aspira el colchón y el somier al menos una vez a la semana
  • Trata de aspirar la almohada y siempre que sea posible ponla al sol
  • Lava con agua caliente las sábanas al menos una vez a la semana
  • Trata de limpiar a menudo sillones y sofás
  • Trata de reducir la humedad con aparatos deshumificadores
  • En lugar de barrer, utiliza aspiradoras con el filtro adecuado.
  • Limpia el polvo con un trapo húmedo
  • Ventila las habitaciones después de pasar el aspirador.

Los aceites esenciales, pueden utilizarse como acaricidas naturales, pero hay que tener en cuenta que la alergia la provocan los residuos de los ácaros, por eso el uso de aceites debe ir acompañado de las medidas de higiene anteriores. Es decir, puede que con ellos acabes con los ácaros en sí mismos, pero no conseguirás deshacerte de forma inmediata de la sintomatología que producen. Por eso deberías considerar su uso combinado con los consejos anteriores para eliminar de forma más eficaz el problema.

Cómo combinar limpieza con aceites esenciales

Para limpiar el polvo puedes humedecer el trapo en aceite esencial de lavanda Después de pasar el aspirador por los colchones y los sofás, pulverízalos con una mezcla de aceites esenciales como pueden ser limón, tomillo y lavanda. Todos ellos hacen que los ácaros desaparezcan de tu hogar y con ello reduces considerablemente la probabilidad de sufrir alergias en casa.

Además de las medidas anteriores, también existen medicamentos que controlan los síntomas producidos por la alergia, pero siempre deben estar recetados por un médico. Por eso, siempre que consideres que la causa del malestar está en los ácaros, lo más aconsejable es visitar a un especialista mientras se toman las medidas adecuadas en el hogar y éstas se convierten en un hábito que mantener siempre en casa. ¿Has pasado alguna vez por problemas con estos arácnidos en miniatura?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...