Restaurar un baúl viejo

En este caso en particular nos ocupemos de aprender a restaurar un baúl viejo, para dejarlo en óptimas condiciones para cuando queramos pintarlo o decorarlo de alguna manera en particular.

Muchas veces hemos hablado en este blog sobre la posibilidad de restaurar viejos muebles y así, no solo ahorrarnos unas monedas, sino también darle un toque personal a nuestra casa. En todas y cada una de esas veces que nos hemos dedicado a conocer los pasos necesarios para restaurar un mueble viejo, nos hemos dado cuenta que no se trata de una actividad difícil de realizar, sino todo lo contrario. De tal manera, me pareció interesante que, en este caso en particular, nos ocupemos de aprender a restaurar un baúl viejo, para dejarlo en óptimas condiciones para cuando queramos pintarlo o decorarlo de alguna manera en particular.

Restaurar un baúl viejo

Lo primero que debemos hacer es descartar la presencia de carcoma. En caso de que esta este presente, entonces lo que tenemos que realizar es eliminarla mediante algún producto químico, que podremos encontrar fácilmente en una ferretería.

También es posible que no veamos carcoma, pero que si haya existido en algún momento. En ese caso, nos daremos cuenta de esto porque descubriremos diminutas ranuras e imperfecciones. Para solucionar este problema tendremos que acudir a un tapaporos para madera. La idea es aplicar la resina en los huecos visibles, con la ayuda de un paño o jeringuilla.

El paso siguiente es eliminar cualquier resto de pintura o barniz existente en el baúl. Para la tarea, lo mas sencillo es utilizar lija de madera y lana de acero. Lo que tenemos que hacer es pasarla con suavidad hasta dejarla lisa y perfectamente limpia.

En el caso de que el baúl tenga algunos elementos de metal, como tiradores, herrajes, remaches o adornos, antes de aplicar cualquier producto químico es recomendable que los quitemos. Sin embargo, no siempre es sencillo. Si resulta difícil, entonces tendremos que tener mucho cuidado de que no le caiga resina o decapante.

Para limpiar los elementos de metal, una buena opción es sumergirlos (o límpialos) con un poco de vinagre templado y luego secarlos cuidadosamente. Finalmente, aplicaremos antioxidante y barniz para metales. Veremos como quedan bonitos y relucientes.

Y así, con estos simples pasos notaremos como nuestro viejo baúl queda en las condiciones justas para pintarlo o decorarlo y darle un lavado de cara. Luego podemos utilizarlo para guardar cosas y aprovechar espacio, o bien para decorar cualquier habitación con un estilo rustico. Sin embargo, lo más importante es que nuestra casa tendrá algo hecho con nuestras propias manos.

Vía│Bricolaje facilisimo
Foto│Loresoui

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...