¿Te mudas? Estos trucos te ayudarán a no perder la cabeza

Las mudanzas suelen generar estrés, pero hay formas de hacerlas más llevaderas. Aplica estos tips y vive la experiencia de la menor manera posible.

Mudarse sin estrés es posible

Cambiar de vivienda es parte de la vida, con el ajetreo, las jaquecas y las incomodidades que le acompañan. Pero afortunadamente hay trucos que te ayudarán a no perder la cabeza con la mudanza. Una de las primeras cosas que deberías hacer, es verificar el espacio que tienes disponible en cada habitación. Esto te permitirá quedarte con lo verdaderamente esencial. Muebles viejos, vajillas deterioradas, ropa en desuso, estorbosos adornos… muchas cosas tendrán que irse si no hay lugar para ellas.

Hacer una revisión previa de tu nuevo hogar es esencial. Chequea la caja del circuito eléctrico, cerciorándote de que las etiquetas corresponden al interruptor adecuado. Comprueba cada detector de monóxido de carbono y la alarma contra incendios. Si hace falta, compra bombillas. Hazte con un extinguidor de fuego, y organiza que un experto revise la calefacción, el calentador y el aire acondicionador. También, detecta dónde está la llave de paso del agua. Todo esto garantizará que cuando llegues con todas tus pertenencias, no tendrás inconvenientes.

Llegó la hora de la mudanza. ¡No pierdas la cabeza!

Antes de iniciar, organiza e identifica cada una de tus pertenencias. Así será más sencillo vaciarlas y ubicarlas. Puedes clasificarlas de acuerdo a la estancia a la que pertenecen, pero asegúrate de tener siempre a mano el inventario. Esta precaución te evitará mucho estrés, y te facilitará el acomodo de cada pieza. ¿Vivirás en pareja? Hacer la repartición de tareas minimizará el agotamiento físico y hará más ágil el proceso.

Cuando tengas todo listo para irte, debes pensar en otros detalles. Por ejemplo, notificar a la oficina de correos tu nueva dirección. También a las empresas con las que tengas tarjetas de crédito, y a las de servicios. Algunos de ellos tendrás que trasladarlos a la nueva morada. Pon al día los documentos más relevantes, como tu tarjeta de registro de votante, el registro de tu coche y la licencia.

Una vez en casa, cerciórate de que sea visible el letrero con la ubicación. De lo contrario tu correspondencia nunca llegará. Compra uno nuevo si es prudente, y presta atención a estos detalles que te harán la vida más fácil.

  • Revisa las salidas de emergencia disponibles. No te conformes con la puerta principal. Frente a incendios o terremotos contar con múltiples vías de escape hace la diferencia.
  • Dedica tiempo a una limpieza a conciencia e inclusive a la fumigación. Será más sano hacerlo antes de tener las pilas de cajas amontonadas o a los niños y personal moviéndose por casa.
  • Alista tu botiquín. En el ajetreo y el frenetismo las personas son muy propensas a accidentes. Rasguños, golpes, tropiezos o jaquecas son rutinarios, ¡está listo para actuar!
  • Pon a mano algunos enseres de uso cotidiano. Posiblemente te llevará días desempacar, así que debes estar preparado para sobrevivir. Pon aparte mudas de ropa, piezas básicas para cocinar, comestibles perecederos, etc. Procura transportarlos personalmente y evitar que se confundan con el resto de las cajas.
  • Ten presente que cada pertenencia está en riesgo de quebrarse o dañarse. Prepara un plan alterno, las mudanzas pueden tardar más de lo previsto. Debido a ello, considera que tendrás que comer o pasar la noche fuera por un tiempo.
  • Establece una fecha tope para vaciar las cajas. No querrás que las pilas de cajas se vuelvan un “adorno” en tu nuevo hogar. No postergues esta tarea. Para prevenir lesiones, mantén una correcta postura al mover las cajas. No lleves más peso del que puedes, ni por lapsos prolongados, porque tu cuerpo puede resentirse. Cuando te sientas agobiado respira profundo y aplica estas 10 ideas para que tu mudanza sea llevadera. 
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...