¿Tienes 5 minutos? Ya no hay excusas para no ordenar tu casa

Sí, de vez en cuando necesitarás hacer una limpieza profunda, pero en el día a día puedes emprender acciones que te ayudarán a mantener todo pulcro y ordenado. ¡Presta atención!

Ordena tu casa en cinco minutos

Dividir las grandes tareas en pequeñas “misiones”, es una buena forma de comenzar a poner orden en el hogar. Dedica cinco minutos al día a la limpieza y organización de tu casa y crearás hábitos que simplificarán tu vida poco a poco. Con estos tips dejarás de sufrir por los quehaceres domésticos.

¿Cómo mantener la casa ordenada con poco esfuerzo?

No hay nada más relajante y saludable que una casa limpia, fresca y ordenada. Cuando hay artículos regados por doquier, suciedades aglomeradas en el piso y malos olores “escapando” del baño o la cocina, difícilmente se podrá tener una buena calidad de vida. Es cierto que el trabajo, los niños o los estudios restan tiempo al aseo pero hay formas de hacerlo en cinco minutos, y con el menor esfuerzo.

  • Inicia con lo más fácil. Sacúdete la pereza y comienza por hacer tu cama. Aunque el resto del dormitorio esté impecable, tu lecho “gritará” desorden si las mantas, almohadas y las cobijas no están en su lugar. Evita dejar ropa tirada y mantén tus zapatos y accesorios dentro del armario.
  • Recolecta los desperdicios. Ármate con el cesto de la basura, recorre cada estancia de la casa y  desecha papeles, documentos, envolturas y otros desperdicios. Al acabar podrás pasar el plumero en cuestión de segundos aquí y allá. Tendrás una habitación más limpia, sin complicaciones.
  • Despeja las superficies. Al igual que pasa con el escritorio, el grueso de las superficies planas acaba por llenarse de trastos. Puedes limpiar una por día, para que el trabajo sea gradual.
  • Higieniza el baño tras usarlo. Si le dedicas cinco minutos en cada oportunidad, evitarás gastar horas en un único día. A las bacterias le será imposible adherirse a la taza y la tarea será mucho más fácil. Mientras te duchas pasa la escoba, al cepillarte limpia el espejo y pon los artículos de higiene siempre dentro del escaparate.
  • Agrupa las cosas que no sirven en un mismo lugar. En casa se acumulan infinidad de trastos que no utilizas. Bien sea porque no te gustan, no cubren tus expectativas, están dañados o dejaron de servirte. Ponlas de forma gradual en una caja. Al final del mes, podrás donarlas si están en bueno estado o echarlas a la basura en caso contrario.
  • Ten espacios definidos para cada objeto. Cada artículo necesita su lugar. Esto te ayudará a tener un hogar más organizado y a optimizar tus rutinas. Al buscar algo, sabrás dónde hallarlo al instante, sin pérdidas de tiempo. Coloca un portallaves en la entrada, dispón los lápices y objetos de oficina en un sólo cajón y prepara un cesto para los juguetes de tus niños. Tras su uso, devuélvelo a su sitio y todo será perfecto.
  • Aprovecha el tiempo. Los amantes del orden dicen que no existe la falta de tiempo, sino la poca planificación o el desperdicio de éste. Mientras se dora tu pan, puedes revisar qué alimentos se dañaron en la nevera y botarlos. Te será sencillo hacer la lista del súper o comprobar la cesta de ropa sucia. Todo en un minuto.
  • Orden antes de descansar. Cinco minutos antes de dormir bastarán para juntar los controles, organizar los papeles del escritorio y poner la ropa en el canasto del cuarto lavado. Termina el día como lo comenzaste, procurando ambientes más despejados y pulcros.

Ten presente que el desorden puede generar contaminación visual y estrés. En cambio, los espacios organizados te dan una sensación de alivio. Asimila de a poco estas conductas, hasta convertirlas en rutinas saludables. Verás cómo la organización se hace menos asfixiante.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...