Tipos de puertas para el garaje

En este post realizamos un repaso por todos los tipos de puertas para garaje que nos encontraremos en el mercado, conociendo las ventajas y desventajas de cada una de ellas.

Así como en alguna oportunidad hemos enlistado los distintos tipos de sillones que teníamos a disposición dentro del mercado para poder realizar una correcta elección al momento de escoger aquel para nuestro hogar, hoy haremos lo mismo pero con las puertas para el garaje.

Tipos de puertas para el garaje

La primera alternativa que presentamos son las cancelas batientes. Hablamos de una de las versiones más comunes, que cuentan con una o dos puertas. La desventaja de este tipo de puertas es que necesitan de mucho espacio para abrirse y cerrarse en su movimiento hacia el interior, por lo que, en general, suele hacernos perder mucho espacio de aparcamiento. Sin embargo, si contamos con un garaje amplio, podemos añadirle un cierre automático que haga más cómoda la salida y llegada del coche.

En el caso de las cancelas correderas, están necesitan de un hueco donde alojarse, que tenga la misma longitud de la puerta. Generalmente se instalan modelos en aluminio lacado, mientras que sus motores se distinguen por su fuerza, es decir, la capacidad de accionar grandes pesos que tienen.

Otra opción son las puertas basculantes. Son puertas de un solo plano que basculan sobre un eje horizontal sujeto a sus guías laterales mediante roldanas deslizantes. Su sistema de cierre y apertura se realiza con la compensación del peso de la puerta mediante muelles o contrapesos. En este modelo también se puede optar por colocarle un motor automático que se fija en el centro de la cara interior de la puerta, complementado con barras de torsión y pletinas telescópicas que pivotan lateralmente sobre las roldanas. Otra alternativa para automatizar estas puertas es el de ple levas, que hace que la puerta se seccione en dos antes de llegar arriba al abrirse.

Las puertas basculantes seccionables, son las que menos espacios necesitan para moverse, dado que son articulables hechas a base de paneles fabricados en sándwich de acero-poliuretano de 20, 40 o 50mm de espesor que se deslizan por unas guías hacia el techo donde quedan recogidas.

Por su parte, las puertas enrollables disponen de un mecanismo similar al de las persianas de las ventanas, ya que se forman por láminas machihembradas que pueden ser planas o curvas. En el caso de las primeras, necesitaremos de un cajón más grande dentro para alojar el rollo; mientras que en las curvas resulta más sencillo porque tienen la opción de machihembrado autoblocante, que refuerza la seguridad.

Foto: puertas de garaje por Rufinolasaosa en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...