Trucos caseros: ¿alquimistas del hogar?

Algunas cosas tienen soluciones caseras y naturales, por ejemplo, la de ahuyentar pequeños bichos y mosquitos o la limpieza del hogar o el propio organismo ayudándote con jugo de cebolla y zumo de limón.

Remedios caseros

Puedes hacer en tu propia casa una sección del “Hormiguero”, la de trucos del hogar. Es un hobby como otro cualquiera y si te va bien hasta puedes terminar escribiendo un libro, quizás acabes haciéndote famoso con tu obra de remedios caseros. Lo que si es seguro es que pasarás un buen rato haciendo distintas pruebas para comprobar que tus trucos funcionen, más de una vez te llevarás una sorpresa.

Muchas veces se buscan productos nuevos para cosas que se pueden solucionar con remedios caseros, de hecho, “lo nuevo”, a menudo, es más viejo que la “tana” (expresión que significa eso, que se es muy viejo). La mayoría de los trucos aquí expuestos son ecológicos, palabreja que utilizamos ahora para denominar lo natural pero que no siempre es precisamente ecológico.

Limpia con cebolla y con limón

Se trata de una doble limpieza, la del propio organismo y la de nuestro hogar. La primera con cebolla, la segunda con limón.

La cebolla es un buen diurético, ayuda a eliminar los líquidos que se acumulan en el organismo, purificando los riñones, la vejiga y las vías urinarias. También es un buen medio para controlar la presión arterial y además tiene propiedades antibacterianas.

Pero sirve para otras cosas si la conviertes en jugo. Lo puedes conseguir con un simple exprimidor de zumo, partiendo la cebolla a la mitad, lógicamente. También con el rayador de queso (si pones la cebolla antes a refrigerar no te hartarás de llorar), cortándola en cuatro partes y rayándola sobre un recipiente cubierto con una tela que sirva de colador; luego enrollas la tela con la pulpa de la cebolla rayada y al estrujarla irá cayendo su jugo. Y, por supuesto, poniendo la cebolla en la licuadora: ¿Pues podías haber empezado por ahí? Ya, pero no sabía si tenías licuadora.

Como tiene un olor un poco fuerte, añádele zumo de limón para suavizarlo, sin que pierda sus efectos. El azufre y la vitamina C que contiene el jugo de cebolla le convierten en un excelente ingrediente para mantener la piel saludable y es un buen remedio para quitar manchas de acné, las que salen con la edad y otra manchas de la piel. También se puede aplicar para combatir los hongos de los pies.

Para la salud general del cutis se puede mezclar una cucharada de jugo de cebolla con una cucharada de miel de abeja y ponérsela como mascarilla durante unos 15 minutos y luego enjuagar. Igualmente es conveniente para la salud del cabello. Ayuda a combatir su caída y hace que crezca cabello nuevo y más rápido. Se puede masajear el cuero cabelludo con un poco de jugo de cebolla algunas horas antes de lavarse con champú.

Limpia tu hogar con el limón

No te explico como conseguir su zumo porque es archiconocido y además ya sé que tienes licuadora. El limón es una solución perfecta para desinfectar nuestro hogar de manera natural. Es seis veces más ácido que el vinagre, por lo tanto más eficaz para desinfectar y además su olor es mucho más agradable. Es capaz de eliminar la mayoría de las bacterias que haya en la casa, sobre todo en la cocina y el baño, por lo que puede utilizarse como rutina de mantenimiento pero no se debe usar para limpiar y desinfectar baños o cocinas demasiado sucias porque no es tan potente como el cloro.

Es muy útil para desinfectar la tabla de picar al contener ácido cítrico. Las bacterias se esconden en las rendijas de la madera pero el zumo de limón es capaz de eliminar incluso la temible bacteria E.coli. Basta con que exprimas un limón sobre toda la tabla y lo dejes actuar durante unos minutos. Luego la lavas como de costumbre.

Y, si lo que quieres es quitar el mal olor del microondas, pon zumo de limón en un vaso y mételo en el microondas a máxima potencia por tres minutos. No sólo se le quitará el mal olor sino que el vapor aflojará la comida que se haya quedado pegada en las paredes del microondas.

Va de bichos

Ahí van unos cuantos remedios caseros contra todo tipo de bichos: hormigas, cucarachas, picaduras de insectos…

A las hormigas no les gusta nada el olor de la menta, pon aceite esencial de menta en las rendijas y huecos por los que se cuelan a la casa para evitar su entrada o espolvorea talco en la parte inferior de las puertas y ventanas. También puedes fumigar con vinagre las áreas donde hay hormigas o exprimir un limón en la boca de los hormigueros. Tampoco son muy amigas del orégano ni el espliego (lavanda).

Para combatir las cucarachas (por lo que sea parecen estar entre lo más asqueroso que hay) se recomienda agregar dos medidas de amoniaco al agua con el que se friega el suelo y poner hojas de laurel machacadas en la parte inferior de puertas y ventanas pues parece que no soportan el laurel.

Para ahuyentar moscas y mosquitos pon macetas con albahaca en las ventanas. Y si te pica alguno, el vinagre de manzana alivia el dolor y la picazón. La papaya tiene enzimas que neutralizan el veneno, ponte un trozo de papaya sobre la picadura durante una hora para neutralizarlo (claro que si no te lo pones puede que al cabo de una hora tampoco te duela ya).

Hay otro tipo de picaduras que requieren mayor atención, incluso médica, es el caso de las producidas por abejas o avispas. Si te pica una abeja, lo primero es intentar sacar el aguijón, puedes conseguirlo usando una tarjeta de crédito, con cuidado de no romperlo, pues contiene un saquito que bombea el veneno. Y es recomendable aplicar sobre la picadura una mezcla de bicarbonato sódico disuelto en agua. Para contrarrestar el mordisco o picadura de una avispa, corta un diente de ajo por la mitad o una cebolla y frótate el área afectada. Otra opción es aplicarse el tabaco de un cigarrillo mezclado con un poco de agua o echarse vinagre directamente, para aliviar el dolor y la inflamación.

Tanto abejas como avispas no suelen atacar si no se sienten amenazadas, pero sus picaduras pueden provocar reacciones alérgicas que precisen atención médica, por lo que si se produce algo así no hay que dudar ni un momento en acudir a urgencias si es preciso.

Basta de trucos por esta vez, que hoy ya se han explicado bastantes, otro día más y de otro tipo, que los hay para todos los gustos y necesidades. Por ahora, vete aplicando estos remedios cuando los necesites.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...