Trucos muy útiles para limpiar tu casa

Con los siguientes trucos verás que limpiar tu hogar será un procedimiento mucho más sencillo.

Limpia tu casa con los siguientes consejos

No no podemos engañar: limpiar la casa es una tortura. Cuando llega ese día en que nos toca poner manos a la obra, no sabemos por dónde empezar. Por eso, hoy te daremos una serie de trucos útiles para que todo sea más fácil.

No te llevará mucho tiempo, pero si algo que no podemos dejar de recomendarte como clave principal es que limpies a diario. Solo bastará con quitar el polvo, así el sucio no se acumulará. Comencemos:

Usa vinagre para limpiar la mampara de la ducha

Tener el bastidor de la ducha limpia es un reto que nos cuesta cumplir. Es indescriptible el miedo que sentimos cuando tenemos visita en la casa porque no queremos que vea la suciedad que en ella se acumula.

Para lograr que todo quede reluciente diluye vinagre en agua, colócalo en un envase de spray y rocía toda la superficie. Deja que el líquido repose unos minutos y límpiala.

Otra opción es buscar objetos destinado a cumplir esta función. Normalmente son de gomas y te permitirán eliminar cualquier partícula de agentes extraños.

El papel periódico es efectivo para los cristales

Esta es una de la opciones más baratas y eficaces. Junto con el limpiacristales usa el papel periódico y verás como redoblarás la limpieza. Los vidrios suelen ensuciarse mucho y, además, no lo esconden.

El aire, el polvo producto de la contaminación, el humo son las causas de las manchas. Agarra el papel, verte sobre él el líquido para limpiar. Otra opción es echar directamente el líquido en el vidrio y luego limpiar el papel periódico.

Lo importante es que lo hagas con movimientos circulares.

Para las mamparas de las lámparas usa el rodillo de pelusas

Quizás no te habías imaginado esta ecuación, pero te aseguramos que el resultado será muy positivo. Busca el rodillo que usas para quitarle las pelusas a la ropa y pásala sobre la mampara.

Te aseguramos que cuando la enciendas ya no verás ningún rastro de polvo ni suciedad.

Alcohol para el mando del televisor

Este es uno de los objetos al que le prestamos poca atención. Lo usamos tanto que no nos damos cuenta si está sucio o no. Muchas manos se posan sobre él, se cae al suelo y como consecuencia aparecen las manchas.

Para limpiarlo y dejarlo como nuevo pasa un paño con alcohol por todo el objeto. Hazlo de forma periódica así evitarás que se dañe.

Limón y agua para dejar reluciente el microondas por dentro

Este es uno de los aparatos que más usamos en la cotidianidad. Se mancha por la comida que calentamos, quizás se bota algún líquido y lo dejamos así o solo pasamos un pañito.

Aquí va el truco: dentro del aparato mete un plato con agua y un limón cortado por la mitad con ambas caras hacia abajo. Calienta a máxima potencia y verás que toda la parte letrina se empañará.

Ahora sí puedes pasar un paño y limpiar, verás que las manchas desaparecerán con facilidad y dejarás un agradable olor.

Escoba y media de nailon para el polvo

Solo cuando vamos a limpiar tomamos conciencia de la cantidad de polvo que se posa sobre nuestros muebles, estantes y piso. Para eliminarlo toma una escoba y colócale una media de nailon.

Te aseguramos que de esa forma lograrás atrapar las partículas de sucio de una manera más fácil. Con esta medida no tendrás que comprar ningún robots limpia casas.

No le huyas al horno

El horno es el monstruo de toda esta batalla. Si nos cuenta comenzar a limpiar, pensar que tendremos que llegar al horno nos produce todo tipo de malestar.

Es el artefacto electrodoméstico que nos produce pesadilla porque cada vez que se pone en funcionamiento alguna mancha le queda. Tras cada comida estas se acumulan y cuando toca limpiarlo cuesta dejarlo reluciente.

Pero ya encontramos la solución. Saca todo del horno y vierte sen el interior una taza de bicarbonato de sodio. Deja el polvo en la superficie toda la noche. Al día siguiente echa vinagre y frota.

No quedará sucio y todo brillará.

Más trucos

  • Para no ensuciar lo que ya limpiaste, comienza por las zonas superiores, de arriba hacia abajo.
  • Antes de sacar el polvo aspira o barre, ya que si barres primero levantarás el polvo que quedó.
  • No dejes que se sequen las manchas de los textiles, como las cortinas, tapicerías o alfombras.
  • Ponle fundas al sofá para que cuando limpies puedas retirarla con facilidad y asegurarte que la superficie principal del mueble quedará en perfecto estado.

Estamos seguros que con estos trucos todo será más fácil. Pero, no podemos dejar de darte un último consejo: Planifica tus días de limpieza.

Hay tareas que no son necesarias que las hagas todas las semana y otras que ameritan mayor continuidad. Haz un calendario y las pesadillas serán cosas del pasado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...