Trucos para evitar que los zapatos te lastimen

Si quieres que tus zapatos no te hagan ampollas ni rozaduras, el siguiente artículo te ser´ña de gran ayuda

lastimar zapatos

Hay trucos caseros que valen realmente oro. De hecho, en muchas situaciones cotidianas se puede recurrir a ellos saliendo de un apuro con muy poco dinero. Desde Vivir Hogar procuramos ofrecerte consejos prácticos que te ayuden a solucionar tu día a día. Lo hemos hecho por ejemplo proponiéndote fórmulas de limpieza naturales, pero también te hemos enseñado cómo sacarle partido a tus muebles deteriorados restaurándolos. Cualquier idea es buena si te animas a probarla.

En este artículo nos proponemos solucionar un problema por el que creo que ha pasado todo el mundo. Cuando te compras unos zapatos nuevos, aunque busques que sean confortables para los pies, no siempre se consigue a la primera. En muchas ocasiones rozan tu piel y te provocan dolorosas ampollas. Aunque el problema de los zapatos que lastiman es más habitual en pares recién estrenados, puede ocurrirte con tus zapatos ya usados ante el calor extremo o con calcetines de distinto grosor.

Trucos para evitar que los zapatos te hagan daño

Estrenar zapatos siempre es algo bueno, pero si quieres que esta agradable experiencia no acabe con los pies doloridos y llenos de ampollas el siguiente artículo te será de gran ayuda

  • Parece algo evidente, pero en muchas ocasiones no compramos la talla correcta y el zapato nos aprieta o nos queda  muy holgado
  • Antes de usar el calzado aplica crema hidratante en los bordes y costuras del zapato.
  • Frota también con crema la piel de los talones y los dedos para hidratarlos u así evitar las rozaduras
  • También puedes comprar una barrita anti-fricción en tu farmacia
  • Otro remedio muy eficaz es usar anti-transpirante en barra para reducir el sudor y la humedad y así evitar la aparición de ampollas
  • Si tus pies se mueven dentro del zapato hacía delante o hacia detrás, lo mejor es que coloques una plantilla de gel acolchada para evitar los movimientos que pueden causarte rozaduras
  • Si los zapatos te quedan un poco estrechos existe un remedio para estirarlos en tu propia casa sin tener que llevarlos al zapatero. Llena una pequeña bolsa con agua hasta la mitas y hazle un nudo. Métela dentro del zapato y luego mete zapato y bolsa en el congelador. Cuando el agua se congele hará que tu zapato aumente un poco el tamaño
  • Ya s´que no siempre es posible pues algunos zapatos no los toleran, pero los calcetines pueden ayudarte a evitar fricciones
  • Si tus pies te sudan mucho, puedes tener problemas con el mal olor. Si quieres evitar este problema, coloca bolsas de té dentro de los zapatos cuando te los quites para que absorban el mal olor. Al día siguiente las tiras a la basura
  • Los polvos de talco también ayudan a disminuir el sudor de los pies y también funcionan como desodorantes
  • Si tus zapatos te resultan demasiado duros, puedes ablandarlos poco a poco caminando con ellos dentro de casa
  • Coloca un protector de talón para evitar posibles rozaduras sobre todo si vas a caminar por terrenos que no son planos
  • Si sufres de juanetes debes buscar zapatos anchos
  • Si para llegar al trabajo tienes que caminar un largo trecho, es mejor que lleves unos zapatos cómodos para el camino y al llegar te pongas los zapatos de tacón
  • Ten en cuenta que los pies pueden hincharse más en verano cuando vayas a comprar zapatos
  • Para ablandar tus zapatos duros puede serte muy útil el secador. Sólo tienes que prenderlo  en la posición 1 de calor  introducirlo en el zapato. Cuando el zapato esté caliente ponlo en el pie (procura usar calcetines gordos) y espera a que se enfrie para que el zapato vaya adaptándose a la forma de tu pie.
  • Si tus zapatos te quedan algo grandes y te lastiman en la zona de la punta, puedes rellenarla con lana de cordero o con algodón
  • Otra opción para los zapatos grandes es usar una plantilla para evitar que tus pies se muevan demasiado dentro del zapato.
  • Pero si tus pies ya tienen ampollas, la mejor manera de curarlos es sumergirlos en té verde tibio. El té reducirá las bacterias y el mal olor
  • Si tienes una planta de aloe vera en casa frota las ampollas con un trozo de planta pues es cicatrizante y calmante y aliviará el dolor y la rozadura

Cuida tus pies pues aunque no lo pienses muy a menudo, soportan todos los días el peso de tu cuerpo. Sumérgelos en agua tibia al llegar a casa y frótalos con crema humectante para que al día siguiente estén recuperados para seguir manteniéndote en pie.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...