Cepillos de dientes y otros trucos para limpiar el teclado de tu ordenador

La grasa de la piel, los comestibles y el polvo, se concentran en el teclado del ordenador. Estas suciedades pueden causar daños al equipo y a tu salud. Es mejor evitarlo con estos trucos.

Mantén limpio el teclado del ordenador

Asear profunda y frecuentemente los accesorios del ordenador es fundamental para garantizar su funcionamiento. Utilizar cepillos de dientes para limpiar el teclado es una buena táctica para mantener el equipo en buen estado y evitar el cúmulo de bacterias en su interior.

El teclado es la parte del ordenador que mayor contacto tiene con elementos externos (tazas de café, tu snack favorito, manos que olvidaste lavar y hasta ese almuerzo tardío). Cuando se ensucia, su rendimiento disminuye. El polvo, los restos de comida, los restos de material de oficina y otros desechos se aglomeran en las rendijas, causando daños que no siempre son fáciles de solucionar.

El riesgo de un desperfecto en el teclado del ordenador es latente. Cada día se hallan nuevas investigaciones que hablan sobre la gran cantidad de gérmenes que se concentran en él, por lo que recomiendan una higiene exhaustiva de esta pieza. Sin embargo, se trata de una tarea que no todos se animan a practicar. Algunos por poca pericia y otros por falta de tiempo. Lo que no saben, es que un simple cepillo de dientes puede agilizar el proceso. Sigue leyendo y entérate cómo usarlo.

Limpiar el teclado con un cepillo de dientes

Peter Wilson, reconocido microbiólogo estadounidense, describe el teclado como un depósito para todo eso que hay almacenado en nuestras narices e intestinos.  Al parecer, “contiene más bacterias que la tapa de un inodoro”. Pero con un cepillo de dientes se puede ejecutar un efectivo procedimiento de limpieza. Compruébalo siguiendo estos pasos:

  • Seguridad. Es importante apagar el ordenador antes de desconectar el teclado y someterlo a un proceso de limpieza. Jamás lo desconectes mientras está encendido, pues podrías dañar la máquina.
  • Limpieza rápida. Antes de iniciar, voltea tu teclado para dejar caer cualquier suciedad que no esté completamente pegada. Procura realizarlo en un sitio donde puedas recoger los desechos fácilmente. Con unas suaves palmaditas bastará para soltar lo que esté atascado.
  • A cepillar. Conviene quitar las teclas, una a una, para asegurarse de limpiar a profundidad. Puedes ayudarte con un destornillador, haciendo palanca hacia arriba. Al remover cada pieza, retira el polvo de la parte superior con el cepillo de dientes sin afincar demasiado. Como sugerencia, toma una fotografía antes para que sepas en qué posición va cada una al terminar el trabajo. Asegúrate de que el cepillo tenga las cerdas suaves y esté completamente limpio.
  • Otra “herramienta”. Si temes quitar las teclas de tu teclado, una solución igual de útil que el cepillo de dientes es utilizar la brocha de una botella de rímel. Por su tamaño llegará intrincados rincones de tu accesorio sin mayor problema. Sólo debes lavarlo muy bien antes de utilizar, para eliminar cualquier resto de maquillaje. De lo contrario, el remedio podría ser peor que la enfermedad.

Otras alternativas de gran eficacia

Aunque utilizar un cepillo de dientes para limpiar el teclado de tu ordenador facilita la labor, existen otros métodos que puedes seguir:

  1. Paños. Remueve la suciedad de tu computadora con un trapo limpio y seco. Puedes humedecerlo con un poco alcohol, desinfectante o líquido para limpiar muebles, pero debes asegurarte de que no deje restos en los circuitos del teclado.
  2. Hisopos. Al igual que el cepillo del rímel, permiten alcanzar pequeños espacios. Verifica que el algodón no se incruste en las esquinas.
  3. Aire. Compra una lata de aire comprimido o prende tu secador en frío, a la velocidad más alta. Con ello harás volar la suciedad fuera de tu teclado.
  4. Papel ¡NO! Una vez que lo humedezcas perderá dureza y se romperá poco a poco. Corres el riesgo de dejar algún trozo pegado a tu accesorio.
  5. Aspiradora. El mercado ofrece aspiradoras especiales para teclado que puedes utilizar para remover las partículas de polvo. Lo mejor es pasar primero el cepillo de dientes o la brocha y de último la aspiradora. Si inclinas un poco el teclado, el sucio saldrá más fácilmente.

Evitar la contaminación es clave

Prevenir la acumulación de polvo y manchas en el teclado es esencial para una mayor productividad del ordenador. Hazlo con estos prácticos consejos:

  1. Lava tus manos. Justo antes de sentarte a trabajar debes usar agua y jabón para lavar tus manos. Así no arrastrarás bacterias del exterior a tu teclado, ni lo untarás de grasa de la piel.
  2. No comas en el escritorio donde está tu ordenador. Los restos de comida descompuestos son altamente dañinos para cualquier equipo tecnológico y muy difíciles de retirar. Ni que decir de los líquidos, los cuales pueden averiarlo definitivamente.
  3. Invierte en una funda protectora. Suelen ser muy económicas y vienen con distintos motivos. Las puedes quitar rápidamente y luego meterlas en la lavadora. Es mucho mejor lavar un pedazo de tela que arriesgarse con el teclado en sí.
  4. Tápalo cuando no lo requieras. Para ello es la funda, pero si no cuentas con una, cualquier otro aditamento que impida el paso del polvo servirá.

Asegurar la higiene del teclado, ya sea con un cepillo de dientes u otro artilugio, no es algo que se deba tomar a la ligera. Éste se mantiene en contacto con tus manos, boca, ojos y otras áreas del cuerpo sensibles a las bacterias. Conviene seguir estas recomendaciones para evitar problemas de salud y alargar el período de vida útil del aparato. Si necesitas más ayuda, lee estos consejos para una correcta limpieza del ordenador. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...