Colocar pilares y barandas de seguridad en escaleras de madera

En las escaleras de madera de interiores, una de las formas de ganar seguridad es colocándole pilares laterales, con los que formaremos una baranda, que servirá de apoyo para subir y bajar los peldaños, ganando mayor seguridad.

Pilares y barandas de seguridad

La seguridad de las escaleras es un aspecto fundamental en cualquier hogar, sobre todo si se trata de casas donde viven niños. En el caso de las escaleras de madera interiores, muchas veces puede parecer que son muy seguras y que no necesitan protección extra, sin embargo es necesario que maximicemos la seguridad al 100%.

En las escaleras de madera de interiores, una de las formas de hacerlo es colocándole pilares laterales, con los que formaremos una baranda, que servirá de apoyo para subir y bajar los peldaños, ganando mayor seguridad.

Lo primero que debemos hacer es medir la ubicación del pilar de inicio. Este se colocará en el segundo peldaño desde donde comienza la escalera, a 3 cm del borde y bien centrado.


Lo siguiente será realizar el calado en donde colocaremos el pilar. En el punto realizado anteriormente realizaremos un cuadrado de las dimensiones de la base de los pilares y lo calaremos con el formón, con una profundidad de aproximadamente un centímetro.

El siguiente paso será el de realizar las perforaciones. Ya sea en la superficie calada del peldaño como en la base del pilar, deberemos perforar con una broca de 22mm en el centro de estos.

Luego de haber realizado las perforaciones, tomaremos el pilar y le colocaremos un tarugo de 22mm con cola fría dentro de la perforación realizada, procurando dejar sobresalido unos centímetros del tarugo, justo para que pueda calzar en la perforación del peldaño.

Con el pilar de inicio casi listo, lo siguiente será trabajar en el pasamano o baranda. Para ello deberemos realizar un espigado en uno de sus extremos para acoplarlo al pilar de inicio. Es decir, tendremos que cortar con una sierra manual unos centímetros del borde, dependiendo estos del tamaño del pasamano y el tipo de pilar. Para esto debemos acercar el pilar de inicio al pasamano y marcar con un lápiz el tamaño y forma que le daremos a la espiga. Por último traspasaremos al pilar el tamaño y ubicación del calado donde embutiremos la espiga.

Ahora si es momento de trabajar en los pilares interiores. Para este trabajo habrá que medir la altura en la que quedará el pasamano, para así saber cuánto será necesario cortar de los pilares internos.

A continuación, al igual que hemos hecho con el pilar de inicio, marcaremos la base de los pilares colocándoles el tarugo, y calaremos la superficie del peldaño, con las mismas medidas que lo realizamos con el pilar de inicio.

Con todo este trabajo realizado comenzaremos a encolar y colocar el pilar de inicio. Fijaremos con cola fría el pilar al peldaño, con cuidado de que el tarugo quede bien embutido.

Luego fijaremos la baranda. Lo haremos también con cola fría en el calado del pilar y la espiga de la baranda, uniendo ambas partes. El otro de los extremos lo tenemos que fijar al muro con una escuadra.

Finalmente, con el pilar de inicio y el pasamano colocado, encolaremos el resto de los pilares en cada uno de los calados de los peldaños, mientras que el extremo de cada uno de los pilares ira también pegado con cola fría en el interior de la baranda

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...