Cómo hacer tu propia casa en un árbol

Hacer una casa en un árbol es más sencillo de lo que parece. Con ella, podrás satisfacer tu sueño de niño y alegrar a tus hijos con un lugar perfecto para lugar

Casa en un árbol

Desde que somos pequeños, nuestro sueño ha sido tener nuestra propia casa en un árbol. Pensábamos que era un sueño imposible, pero realmente ahora que somos adultos, tenemos la oportunidad de hacerlo realidad en nuestro jardín para que lo disfruten nuestros hijos.

Antes de comenzar, ten en cuenta la altura del árbol elegido. Si hay niños en casa, escoge una altura pequeña, para evitar caídas. Dos metros está bien. Es más, se aconseja poner algún material que sea capaz de absorber los golpes de las caídas, tal y como pasa en los parques infantiles.

Pasos para hacer tu propia casa en un árbol

En primer lugar, revisa la normativa de tu zona para hacer tu propia casa en un árbol. En algunos sitios puede que necesites permisos municipales, así que infórmate bien antes de comenzar. Además, necesitas tener conocimientos de carpintería para hacerlo.

El segundo paso es comprobar el árbol en el que vamos a construir. No sólo debe ser de una altura pequeña, sino que debe ser un árbol saludable, que sea capaz de aguantar el peso. No debe haber parásitos y debe ser firme, en una edad más o menos media. Lo vamos a construir entre las ramas que tienen forma de V, así que ese es otro requisito importante.

A la hora de construir, se pueden fijar soportes de varias formas. Algunas personas cuelgan la casa mediante cables en las ramas de los árboles y otras prefieren colocar postes que se hunden en la tierra. En cualquier caso, es importante usar soportes correctos.

Después de colocar el soporte y dejarlo bien fijado, hay que empezar a construir la plataforma. Se aconseja hacer una pequeña maqueta a escala con el diseño que quieras y un plano. A la hora de construir, debes fijar bien todo lo que vayas colocando y tener en cuenta el movimiento natural del árbol y el viento.

Finalmente, van el techo y las ventanas, siendo ya la parte más sencilla. Puedes usar madera, pero también hay opciones de techo más resistentes como la chapa o la lona. Además, hay que fijar la escalera a la plataforma, para poder subir y bajar fácilmente. Finalmente, revisa todo y trata de que la seguridad y estabilidad vaya por delante.

Después, el límite es el cielo. Tienes miles de opciones para elegir, incluso puedes pintarla junto a tu familia y disfrutar de la nueva casa en un árbol para los pequeños de la casa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...