6 consejos básicos para decorar el piso que vas a alquilar

Parece complicado ambientar una casa para arrendar, pero estos sencillos consejos te ayudarán a crear espacios cómodos y funcionales para tus inquilinos.

Con estos trucos tu piso de alquiler quedará de lujo

¿Quieres alquilar un piso? Entonces debes decorar cada espacio para complacer a los futuros inquilinos. Apuesta por un estilo versátil, que se acople a las preferencias de las generalidades.  Recuerda que se trata de ambientar un lugar para otras personas. Aunque desconozcas sus gustos, debes garantizarles comodidad y un clima agradable.

Puedes enfocarte en detalles pequeños como felpudos, cortinas o almohadones que te ayudarán a inyectarle calor a la estancia. Asegúrate de no cubrir en exceso las ventanas, para que entre luz natural posible. Pinta los muros de blanco, para dar sensación de amplitud y pulcritud, y elige mobiliario funcional y atemporal. Haz que luzca elegante y confortable.

¿Cómo decorar un piso para alquilar?

Si estás pensando en alquilar tu piso, debes procurar que los nuevos habitantes se sientan como en casa. Sabemos que tienes tus propias inclinaciones en cuanto a decoración, pero lo más conveniente es que seas neutral. Las tendencias pasan, los inquilinos no siempre serán los mismos, y la vivienda debe estar siempre a tono para conquistar las miradas. Sigue estos consejos y acertarás.

  1. Equipa lo más que puedas. Si acondicionas la cocina, el baño, la sala y las habitaciones con todo lo indispensable para una mudanza rápida, es más probable que tu piso resulte del agrado del público. Elige equipos de amplia calidad, resistentes y perdurables. Si el inmueble cuenta con terraza, añade unos muebles especiales para el desayuno, la lectura o la relajación.
  2. Evita los excesos. No recargues las estancias de adornos. Son estorbosos y complicados de limpiar. Dispón de un sofá, un comedor y un mueble multifuncional con televisor. Allí los inquilinos podrán sumar sus artefactos. En cuanto a los materiales, la madera siempre es recomendable. Si es marrón o wengué se verá elegante. Si gustas, puedes incluir una mesa de centro con detalles en vidrio y acero, para un efecto sofisticado.
  3. Ambienta cada espacio. Esto incluye las zonas de paso y la entrada de la vivienda. Recuerda que la primera impresión cuenta. Eso sí, no intentes adivinar cómo empleará el inquilino cada habitación. No sabes si querrá acondicionar una habitación como oficina o como gimnasio. Crea espacios genéricos, para que pueda adaptarlos conforme a sus necesidades específicas.
  4. Obvia las últimas tendencias decorativas. Decantarse por un estilo atemporal es lo mejor. En consecuencia, una ambientación minimalista resulta muy asertiva. Su corte sencillo, líneas suaves y tonos neutrales se adaptan a casi todos los gustos.  En cuanto a los tonos, juega con el beige, blanco, grisáceo o marrones. Combinan de manera extraordinaria y no quedarán desterrados por el relevo de las modas. Si quieres implementar un toque de modernidad, hazlo con mesura en muebles complementarios o adornos puntuales.
  5. Usa detalles como un “plus”. Hay ciertos elementos que aportan calidez a cualquier hogar.  Manteles para la mesa del comedor, plantas y velas aromáticas, servirán para enganchar. Flores, revistas, una delicada lámpara o un vinil, también son una apuesta segura.
  6. Apuesta por la funcionalidad. Elementos como colgadores, perchas y percheros añaden funcionalidad al espacio, lo cual es importante. Procura que haya suficiente espacio de almacenamiento, principalmente en el baño y la cocina.

Aplicando estos sencillos trucos tu piso estará listo para ser ocupado por largas temporadas. Tendrá todo lo que tus inquilinos requieren para hacer su vida cotidiana. Para mayor respaldo, consulta estas 13 ideas baratas para decorar tu piso de alquiler y si te interesa saber cómo decorar un piso de alquiler turístico, aquí te puedes enterar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...