5 trucos para hacer que tu hogar tenga espíritu hygge

Si has oído más de una vez el término hygge y tienes ganas de sacarle el máximo partido en tu casa, hoy te lo explicamos en Vivir Hogar.

hygge

Hay un montón de palabrejas que se utilizan para definir estilos de vida que cada vez son más constantes en el mundo de la decoración. De hecho, hay un término, del que nos ocupamos hoy, que inspira muchas tendencias decorativas. Tanto si has oído hablar antes del hygge, como si no tienes ni idea de a qué nos referimos, hoy vamos a explicarte cómo aplicarlo a tu casa para conseguir una vivienda mucho más confortable. ¿Te animas con ello?

La palabra hygge tiene su origen en el danés, y viene a significar algo así como acogedor. Por lo tanto, siempre que se haga referencia a este estilo, estaremos pensando en crear rincones familiares, que sean cómodos, pero que a la vez te hagan sentir que en casa se está mejor que en ningún otro sitio. Y aunque la teoría puede ser muy fácil, cómo se hace para poner esto en la práctica. Quizás con los consejos que vienen a continuación te resulte más sencillo conseguirlo.

Cómo conseguir un hogar con más espíritu hygge

Para empezar a decorar o a recolocarlo todo para lograr ese espíritu hygge, lo primero que debes tener claro son los fundamentos de éste. Es por eso que a continuación nos centramos en algunas de las características de este estilo de vida para que puedas entender mejor cómo aplicarlas a tu casa.

  1. Pasar tiempo con amigos y familiares. En la filosofía hygge lo que importa es la calidad, mucho más que la cantidad. Por eso, cualquier momento es bueno para disfrutar de una reunión íntima con familiares cercanos o con amigos que son casi como familia. ¿Y qué implica esto en tu hogar? Pues básicamente que debes contar con una o más estancias en las que puedas recibirlos y estar cómodamente. Apostar por un salón con sofás cómodos y una decoración sencilla pero rústica puede ser una buena idea. Lo mismo ocurre con el comedor. No vale una mesa con unas sillas cualquiera. La comodidad debe primar, junto con la flexibilidad para adaptarse a la reunión que sea.
  2. El fuego de leña es un imprescindible. Aunque es cierto que no en todos los espacios se puede poner un verdadero fuego de leña, si en tu casa resulta imposible, siempre puedes optar por aquellos que la simulan. En la forma de concebir la vida hygge el fuego da pasión y calor, y permite mejorar el ambiente de las tan importantes reuniones familiares y con amigos.
  3. Las cosas simples saben mejor. Lo cierto es que los daneses, aunque nos parezcan mucho más caseros que nosotros, odian complicarse la vida en casa. Es por eso que, generalmente, sus recetas son sencillas. El tiempo que te puedes pasar en la cocina perdido en recetas complicadas es tiempo que no pasas en compañía de los tuyos. Por lo tanto, creo que en realidad, hay que empezar a pensar más a lo hygge y saber en lo que merece la pena complicarse la vida. Y la cocina no es uno de estos aspectos.
  4. Las velas son algo sin lo que ya no puedes vivir. Crear ambiente y confort en la casa es la base de los hygge. Por lo tanto, entenderás que una casa con una iluminación natural es mucho mejor que una que no cuenta con ésta. Sin embargo, a ello hay que sumarle el hecho de que las velas son capaces de crear una atmósfera muy distinta de la que conseguimos con un foco eléctrico. En ese sentido, siempre que puedas, aprovecha por iluminar tus veladas con ellas y utilízalas como complemento decorativo.
  5. Materiales nobles para vivir la naturaleza dentro de casa. Los que apuestan por la filosofía hygge aman la naturaleza. Sin embargo, precisamente el país en el que se originó este movimiento no se puede decir que haga un clima muy adecuado para pasar la mayor parte del tiempo en el exterior. ¿Cómo lo compensan? Pues creando interiores en el que los materiales nobles que se encuentran en la naturaleza tienen un papel protagonista. Mesas de madera en sus tonos naturales, adornos de mimbre, metales que complementan el decorado son algunos de sus preferidos.

Como ves, no resulta realmente complicado apostar por el espíritu hygge en la decoración de la casa. Además, al ser una forma de vida, puede tener muchas interpretaciones decorativas. ¿Te animas a explorarlas en tu hogar?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...