Apunta estas 5 ideas para crear un office en tu cocina

Lo que hoy llamamos office en la cocina, no deja de ser un espacio reservado en ella para tomar los alimentos cotidianos. No es difícil crear y cuidar este espacio que le dará nueva vida a tu cocina.

Cómo conseguir un office en tu cocina

La cocina es un lugar de múltiples usos: sirve para cocinar, para preparar la comida, para terminar tareas del trabajo que quedaron pendientes, es el centro de reunión familiar… Pero quizás con más espacio puedas hacer aún más cosas. ¿Te gustaría reformar tu cocina y ganar espacio? Quizá la solución puede ser un office en tu cocina.

Sin embargo, se habla mucho de cómo conseguir un office en la cocina, pero ¿todo el mundo tiene claro lo que es tener un office? Y no me estoy refiriendo, lógicamente, a la aplicación de Microsoft.

¿Qué se entiende por office?

Bueno, para empezar, hay que decir que algunas personas, incluso de habla inglesa, no entienden nada de lo que significa eso de un office en la cocina. La palabra en cuestión puede tener una acepción inglesa o francesa. Lo que comúnmente se entendía, hasta hace no mucho, cuando se decía que una casa, o cocina, contaba con un office, era que tenía una habitación o pequeño cuarto contiguo, auxiliar de la cocina, destinado al servicio de la mesa.

Se trataba, por lo tanto del espacio, que no siendo de la cocina, tampoco lo era del comedor, donde se guardaban todas las cosas necesarias para el servicio del comedor: manteles, cubiertos, servicio de mesa y cristalería, cafeteras, sillas suplementarias, adornos… es decir, todo lo necesario para el comedor. Disponía de una mesa o estantes donde se iban situando los alimentos para irlos sirviendo a continuación.

Te lo cuento en pasado porque el office, así entendido ya sólo se encuentra en locales de restauración o en viviendas muy espaciosas. Lo normal es que en las casas comunes y corrientes no haya suficiente espacio para ellos, ni tampoco en la vida actual se utilizan. De ahí que ahora, cuando se habla de office, en realidad se haga alusión al lugar que la cocina tiene reservado para tomar los alimentos. Es la cocina con sitio para comer. Lo que toda la vida se ha llamado cocina-comedor. Lo que ocurre es que ahora se tiende a separar de alguna manera los dos ambientes.

El office como cocina comedor: 5 ideas clave

Si quieres tener un office en tu cocina tendrás que pensar en el segundo significado, un lugar en la cocina en el que comer a diario, pues mucho me temo que tu cocina no de para partirla en dos y hacer de ella dos habitáculos. Y, estás de suerte, porque en casi cualquier cocina, por muy pequeña que esta sea, se puede disfrutar de algún espacio para desayunos, cenas e incluso las comidas de diario. Merece la pena intentarlo ya que en la cocina lo tienes todo más a mano: el mantel, los platos, los cubiertos, el agua, la comida, el frigorífico y el cuenco fregadero a la hora de recoger y limpiar.

Si quieres conseguir un office en tu cocina deberás poner en práctica los siguientes consejos:

  1. Realiza una separación: si el tamaño de tu cocina te lo permite, intenta hacer una pequeña separación, aunque sea más psicológica que física, con un pequeño panel transparente de cristal o metacrilato, que decores luego a tu gusto, con alguna planta, por ejemplo. O divídela mediante un estrecho módulo estantería, que sea elegante o parezca de diseño aunque no lo sea, convenientemente adornado. Su finalidad no es la de guardar cosas sino la de separar y distinguir.
  2. Emplea la terraza: quizá tengas la fortuna de tener una pequeña terraza junto a la cocina, prueba, en ese caso, a ensanchar su puerta y establecer allí tu discreto office. Además es preferible que lo sitúes junto a una ventana, ya que aunque coloques una mesa y unas sillas nunca restarán luz al resto de la cocina.
  3. Gana espacio: ¿no te caben ni la mesa ni las sillas?, pues a las abatibles, extraíbles y plegables de toda la vida, que ahora las hay muy bonitas, prácticas y cómodas, tanto mesas como sillas; las sillas también las hay apilables. A lo mejor, o peor, no te da para comer allí cada día (sobre todo si sois muchos), pero seguro que para desayunar y cenar, si no cenas demasiado, sí que te vale.
  4. Presta atención a la pared: cuida los paños de pared que enmarcan el office. Si el resto de la cocina la tienes azulejada prueba a pintar este espacio, o colocar en él papel pintado, o cambiar el tono y el estilo de la cerámica si prefieres seguir optando por ese material. Acumula en ese rincón los elementos decorativos más artísticos y personales, Deja los más funcionales para el resto de la cocina.
  5. Utiliza la luz: también la luz ayuda a delimitar espacios, si te es posible, diferencia distintos puntos de luz. Por un lado, los generales que emplees para toda la cocina y, por otro, alguno más particular en el lugar elegido como office que te permita poner una lámpara de luz más cálida para proporcionar mayor intimidad y facilitar la comunicación. Ya sabes que no sólo nos sentamos a la mesa para engullir alimentos sino, sobre todo, para compartir momentos.

Por supuesto, si te es posible diseñar de nuevo la cocina o está todavía sin distribuir por formar parte de una vivienda de nueva construcción, las posibilidades de conseguir un significativo office aumentan exponencialmente. Si te queda bonito, que seguro que sí, no dudes en invitarme a tomar algo, acudiré con mucho gusto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...