Baños de colores, todo un mundo de posibilidades

La sala de baño es esa estancia que nos regala calma e intimidad. Cambiar los tonos de sus paredes es una forma de reforzar su estilo, aportarle algo de confort y modernizar su apariencia. Elige la técnica y el color que más te guste.

Colores para el baño

Fuente: archzine.fr en Pinterest

Renovar cada espacio del hogar requiere planificación y presupuesto. Si no se cuenta con mucho de ambos, una capa de pintura puede ser el método más sencillo para dar un nuevo aire a las distintas estancias. El baño, por ejemplo, es una de las áreas que más beneficios consigue con esa típica técnica de ambientación, pues los colores ofrecen todo un mundo de posibilidades para transformarlo o modernizarlo.

En el pasado, lo común era que el baño se “vistiera” de blanco o beige, pero hoy en día, existen matices para todos los gustos. Estilos atrevidos, clásicos, vanguardistas, eclécticos, elegantes… tienen un tono que los represente. Adicional a ello, hay un sinfín de objetos decorativos que ayudan a dar con las mejores combinaciones, según las preferencias y necesidades de cada quien. ¡Atrévete a probar!

Elegir el color ideal para tu baño

Este 2018 los verdes, grises, azules, rosas, negros y dorados se mezclan para embellecer las salas de baño. La recomendación es seleccionar la tonalidad que mejor se adapte a las características de la estancia. Si te faltan las ideas, acá encontrarás algunas que te irán de maravilla.

  • Muy natural. Aunque este año el púrpura es la apuesta de Pantone, el verde continúa al frente desde el 2017. Además de transmitir vitalidad y frescura, al juntarle con el dorado, obtiene una vibra muy sofisticada. Una opción es colocarlo en los muebles en vez de las paredes. Prueba con una bañera verde, muy “happy” y fuera del molde.
  • Sobriedad ante todo. Puede que el gris parezca un color aburrido, pero nada más lejos de la realidad. Esta temporada resalta en una amplia gama, acompañado del blanco y el azul. Una forma apropiada de incorporarlo al baño, es a través de los accesorios.
  • Profundidad o amplitud. El azul es uno de los tonos más populares para pintar el baño. No tendrás gran dificultad en combinarlo con otros, puesto que aporta luminosidad y frescura. En gamas claras es capaz de hacer acogedora cualquier área. En un grado más fuerte, funciona muy bien para crear amplitud visual entre las paredes, transmitiendo serenidad y relax, dos sensaciones muy cónsonas con la intimidad de un baño.
  • Muy Candy. El rosado evoca la elegancia de los flamencos, que están presentes en muchos estampados actuales. A la hora de decorar, es uno de los que más fanáticos tiene debido a que imprime modernidad.
  • ¿Baño negro? No luce tan descabellado como suena. Si tienes techo altos, lucirá estupendo. Una mezcla de azulejos blancos hasta la primera mitad del muro y una franja azabache en la parte superior realzará el contraste de las texturas y hará del blanco un tono más luminoso.
  • Potencia. Para los atrevidos no existe otro color que grite “espíritu libre”, más que el fucsia. Si añades un mueble de estilo rococó, un espejo de gran tamaño y algunas lámparas en forma de lágrima, tendrás la unión ideal. También se ve muy bien junto a azulejos grises y suelos de mosaico hidráulico.
  • Mayor seguridad. Quienes prefieren no arriesgarse con el color de las paredes de su baño, podrían decantarse por aquellos grises con tendencia a marrón. Convierten la zona en un rincón muy cálido. Los beiges en distintos niveles, y los arenas son un triunfo garantizado en baños atemporales, especialmente si la decoración es rústica. En comparación a otros colores, suelen soportar mucho mejor que cualquier otro el paso del tiempo sobre los muros.
  • Mucha luz. El blanco es todo un clásico, pero el gris perla está ganando la batalla. Este último evoca claridad y recibe luz, que luego rebota matizada.
  • Elegancia ante todo. El gris petróleo no es muy común, pero viene bien para mantener el toque tradicional en un baño del hogar. Puede integrarse a través de azulejos antiguos, asientos clásicos, lámparas o cuadros para salón. Aunque te parezca un poco exagerado, una vez que observes el conjunto sabrás que diste en el punto. Sin embargo, la particularidad del gris petróleo es que solo puede ser usado donde haya mucho espacio o luz natural que inunde el lugar.
  • Pintar azulejos. ¿Es posible hacerlo? ¡Claro que sí! Si deseas colorear un muro repleto de baldosas solo requieres una pintura especial para azulejos. Esto permitirá que no solo se fije bien sobre la pieza, sino que también resista la humedad propia de los baños.
  • Técnica de Color – block. Tal vez un poco alocada, pero con un resultado asombroso. Pinta las paredes y coloca azulejos del mismo color, luego arrastra el rodillo hacia las puertas. Tendrás un efecto envolvente, que difícilmente pasará desapercibido. No obstante, no lo intentes en un baño que no tenga luz natural suficiente, pues podrías hacerlo ver más pequeño.

Renovar la pintura de tu baño es una decisión compleja, pero tiene una ventaja: si no te gusta, agarras la brocha y vuelves a empezar. No sólo se trata de una técnica económica, también cambiará de inmediato la imagen que tiene esta área con gran facilidad. ¡Inténtalo! No pierdes nada. Si sientes que te falta luz, aprende cómo iluminar tu baño. 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...